El intendente de Arica y Parinacota, José Durán, afirmó hoy que las embarcaciones peruanas retenidas en esa región chilena, ubicada en el extremo norte del país, seguirán en el puerto hasta que paguen las multas por extraer productos en mar chileno.

Sin embargo, Durán señaló que se realizarán todos los esfuerzos para facilitar la salida de territorio chileno de los pescadores peruanos retenidos en esta ciudad, fronteriza con la localidad peruana de Tacna.

Según difunde la página digital de Radio Cooperativa, este lunes serán liberados otros pescadores conforme a los acuerdos logrados en la reunión 2+2 de los dos países, realizada el pasado jueves.

En esa cita, efectuada en Santiago, delegaciones de Perú y Chile, encabezadas por sus cancilleres, comenzaron a discutir la forma en que se implementará la sentencia emitida en enero por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre sus límites marítimos.

La delimitación se hará acorde con la decisión de la CIJ, que mantuvo como frontera la línea paralela que defendía Chile, pero sólo lo hizo hasta la milla 80. Desde ese punto trazó una línea equidistante a las costas de ambos países que llega hasta las 200 millas y asignó a Perú el dominio económico exclusivo de esa área.

Durán recordó que este domingo a las 18.00 hora local (21.00 GMT), con ayuda del cónsul de Perú en Arica, Ítalo Acha, tres ciudadanos peruanos traspasaron la frontera hacia su país y este lunes han “hecho las gestiones para que viaje otro ciudadano peruano”.

“Solo quedarán dos: uno trabajando en alta mar y otro que debe responder a cuentas anteriores con la justicia chilena”, precisó el intendente.

Durán aclaró que las naves quedarán bajo custodia de la Armada de Chile hasta que se paguen las multas.

Es habitual que naves pesqueras artesanales peruanas traspasen los límites chilenos y sean detenidas por naves de la Armada y trasladadas hasta el puerto de Arica, situado a 2.050 kilómetros al norte de Santiago.