Una joven inglesa de 26 años, llamada Torz Reynolds, tomó una severa medida frente al descubrimiento de que su pololo le era infiel: Cortarse una lonja de piel que tenia inscrito su nombre, Stuart ‘Chopper’ May.

Según informa el Daily Mail, todo comenzó cuando su ex enamorado le dijo a la locatelli muchacha que se iría a Alaska por motivos de trabajo. Con lágrimas y todo, ella lo despidió en el aeropuerto entre promesas de volver a verse lo antes posible.

Sin embargo, al poco tiempo supo por amigos en común que el hombre en cuestión nunca tomó el avión, y que había inventado todo para pasar un tiempo con otra mujer.

Ante ello, la chiquila decidió arrancarse el tatuaje que rezaba la romántica frase “Chopper’s Bitch”, es decir, la perra del Chopper, proceso que duró más de una hora.

No contenta con ello, Reynolds metió la lonja de piel en un sobre, y se la envió por correo al causante de su miseria. “No me puedo imaginar lo que fue su reacción. Me gustaría poder haber estado allí para verlo”, contó al Daily Mail .

Además, y para que literalmente todo el mundo supiera del engaño, la mujer posteó en su cuenta de Facebook imágenes de la lonja de piel que arrancó de su brazo, y de la respectiva herida que le quedó.