Este mediodía el perito forense de la familia de Hernán Canales, Luis Ravanal, aseguró a Cooperativa que la primera autopsia al cadáver nunca se realizó, lo que habría sido confirmado tras la exhumación el cuerpo.

El profesional señaló que tras la segunda autopsia se confirmó que el primer procedimiento realizado por el médico Mario Peña y Lillo, hoy formalizado, nunca se realizó.

“Tras la exhumación pudimos constatar algo que fue sorprendente, que causó y sigue causando mucho revuelo: que se describieron lesiones mortales o potencialmente mortales que no existían” añadiendo que no sabe “cuál ha sido la motivación que tuvo el médico para inventar este tipo de lesiones”.

Como ejemplo, dijo Ravanal, en la primera autopsia se detallaba un desgarro de la arteria aorta siendo que ésta estaba “indemne, impecable”.

Por otro lado Ravanal explica que en el primer informe se decía que “las costillas se incrustaron, penetraron en ambos pulmones” siendo que “nosotros constatamos que estaban intactos, sin lesiones”.

En la misma línea Ravanal detalla una tercera falsedad explicando que en el primer informe de autopsia se describen “todas las estructuras intracraneales, y el cráneo nunca fue abierto”.

“Eso es realmente un acto de falsedad de un documento público. Por eso ha sido formalizado el médico que realizó este informe, son situaciones graves” dijo Ravanal en Cooperativa, agregando que “la autopsia no se practicó: los órganos estaban en su lugar, nunca habían sido disecados, por lo tanto, (Peña y Lillo) no podría ni siquiera haber observado lo que describe haber visto”

Hay que recordar que Martín Larraín Hurtado atropelló a Hernán Canales la madrugada del 18 de septiembre a eso de las 5.30 y se dio a la fuga sin siquiera llamar a emergencias. Por esta razón se encuentra formalizado por manejo en estado de ebriedad, cuasidelito de homicidio, no auxiliar a la víctima ni avisar a la autoridad.

Junto a él lo están sus acompañantes del jeep 4×4, Sebastián Edwards y Sofía Gaete, por el delito de “obstrucción a la investigación”, ya que le mintieron a Carabineros sobre el verdadero responsable del accidente, con el objetivo de proteger a Martín Larraín, por sus vínculos políticos y familiares.

También están querellados Sebastián Milon Castro y Jorge Hurtado Velasco por el mismo ilícito, ya que aseguraron que la noche del atropello observaron cómo sucedió, aún cuando se encontraban a más de 500 metros del lugar

Ver también: Caso Curanipe: nuevo informe confirma que víctima de Martín Larraín pudo haber sobrevivido con ayuda médica