El recién creado cardenal Ricardo Ezzati, realizó una eucaristía en un centro de discapacitados en Roma y destacó su prima actividad cardenalicia diciendo que “nos hace bien a todos acercarnos al mundo del dolor”.

En declaraciones a Radio Cooperativa el jefe de la Iglesia chilena dijo que “nos hace bien a todos acercarnos al mundo del dolor, muchas veces en nuestra cultura contemporánea lo queremos esconder, lo queremos eliminar de la experiencia humana, también de nuestra propia vida”.

“Sin embargo, el dolor es siempre un momento que purifica nuestra vida de la soberbia, de creernos quien sabe que conquistadores del mundo y hacernos encontrar de verdad con lo que somos”, señaló el sacerdote, que asumió su investidura en medio de las críticas por la divulgación de fotos y luego un video del cura Fernando Karadima oficiando una misa pública, a pesar de la condena del Vaticano.

Eso, además de las críticas de Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima, quien calificó como una “vergüenza” su investidura cardenalicia.