Un total de 39 cajas ordenadas en la sala de reuniones del subsecretario de la Secretaría General de la Presidencia, Claudio Alvarado, constituyen el cierre del proceso de recolección de datos implementado por La Moneda para entregar el estado de cada ministerio al nuevo gobierno.

“Lo que nosotros pretendemos es que en definitiva estos procesos sean lo más institucional posible. Que no dependan del criterio o de la discrecionalidad de la autoridad de turno, porque el Estado debe seguir funcionando”, dijo Alvarado.

“No se trata de esconder información, se trata de aportar el máximo de información y nosotros en su minuto no recibimos el gobierno de esta manera, y esperamos que hacia adelante esto pueda constituir un primer peldaño, un paso para que estos procesos se vayan perfeccionando a lo largo del tiempo”, agregó el subsecretario.

“Es información completísima y esperamos antes de dar una opinión respecto a la gestión de nuestro gobierno, se den el tiempo de leer para opinar con fundamentos y no en base a presunciones”, recalcó.