Jorge Luchsinger Mackay, hijo del matrimonio que falleció en un atentado en la Araucanía, comentó la invitación que realizó la Confech a la familia del machi Celestino Córdova a la reunión que se realizó en la Universidad de la Frontera, Temuco.

“No me extraña” dijo Luchsinger, para luego agregar que “desde el principio dijimos que esto no era un hecho aislado, ni al azar. Aquí hay gente que organiza, prepara y ejecuta estos actos. Y también hay gente que los respalda”, en declaraciones recogidas por La Segunda.

Luchsinger también aseguró que en los juicios de Córdova, quien finalmente fue declarado culpable, no asistían solo familiares. “Por el lado del imputado apareció gente que a uno le extrañaba que estuviera ahí. De lejos se veía que no eran familiares”, aseveró.

“A mí me extrañaba que había siempre personas, normalmente dos, que uno veía que podían ser estudiantes”, añadió Luchsinger, quien dijo haber escuchado que eran estudiantes de la carrera de antropología de la Universidad de la Frontera, además de ser organizados por una profesora, aunque nunca se puso en contacto con aquella casa de estudios.

De todas formas, asume que aquel no es tema “de los mapuches, es de un grupo de delincuentes que está organizado, financiado, donde hay gente que ejecuta y lamentablemente encuentra algunos adeptos. Hay sectores que pueden ser de ascendencia mapuche, pero también hay grupos que justifican el actuar de esta gente”.

Lea también: El juicio emblemático de Celestino