A una mujer de 34 años, y embarazada de 27 semanas, le diagnosticaron una tendinitis provocada exclusivamente por usar durante más de seis horas seguidas el servicio de mensajería instantánea Whatsapp.

El caso se dio a conocer a través de una carta a la revista médica The Lancet, en la que se detalla que la chiquilla se embaló con su celular respondiendo todos y cada uno de los mensajes navideños que le llegaron el pasado 24 de diciembre, ante lo que se le produjo una fuerte inflamación de la muñeca y el dedo pulgar.

Junto con un cóctel de antiinfamatorios, los doctores le ordenaron no utilizar más la aplicación. Sin embargo, la mujer no siguió lo dispuesto por sus médicos y una semana después volvió a tomar el celular durante horas, esta vez para responder los mensajes de año nuevo.

Este último episodio sacó a la luz que su dolencia no se relacionaba con una situación específica de uso intensivo de un aparato móvil, si no que con una eventual adicción tecnológica. Ante ello, el medio especializado no dudó en darle a su cuadro el título del primer caso de “WhatsAppitis” registrado en la literatura médica.