Luego de que Ministerio Público solicitara al Tribunal de Quilpué la ampliación de la investigación, la instancia determinó que dará otros tres meses para que la fiscalía investigue el caso de la secta de Colliguay. Algunas de las diligencias son nuevos exámenes psicológicos a los imputados por el sacrificio del lactante.

El Tribunal acogió la petición del Ministerio Público, ya que las pruebas que se tienen son insuficientes para determinar la responsabilidad de los imputados, Natalia Guerra y Pablo Undurraga, en el asesinato de un bebé en el fundo Los Culenes de Colliguay, según consignó radio BíoBío.

En relación al caso, el fiscal Juan Emilio Gatica, dijo que la ampliación del caso se solicitó debido a que existen tres acciones pendientes, “se está conversando la posibilidad de terminar la causa con un procesamiento abreviado, respecto de los imputados que están en calidad de cómplices y encubridores y respecto de los imputados que están en calidad de autores, Natalia Guerra y Pablo Undurraga, se ha solicitado una nueva pericia psiquiátrica que tendremos que realizar dentro de un plazo de 90 días”, sostuvo.

En esa línea el magistrado explicó que a Natalia Guerra, quien era la madre del lactante de dos días de vida que fue sacrificado, se le formularon cargos por parricidio y que Pablo Undurraga está siendo investigado por homicidio calificado, ya que fue la persona con mayor participación en los hechos, después de Antares de la Luz, el líder de la secta, que se suicidó luego de que se conociera públicamente las prácticas que realizaban en el fundo.

Cabe recordar que en calidad de cómplices o encubridores están David Pasten, Carolina Vergas, María del Pilar Álvares, Karla Franchy y Josefina López.