Diputados del Partido Socialista, encabezados por su jefe de bancada, Marcelo Schilling, solicitaron al gobierno, en el marco de la tramitación de la reforma tributaria, eliminar el impuesto a los libros y mantener el alza que inicialmente se presentó a los impuestos de los alcoholes.

Aprovechando la celebración del Día del Libro y la reciente muerte del escritor Gabriel García Márquez, Schilling pidió “formalmente al gobierno que considere la solicitud de los socialistas de mantener el impuesto a los alcoholes, en el nivel en el que venía originalmente en el proyecto, eliminar de una vez por todas el IVA a los libros, lo que contribuirá a la salud intelectual del pueblo chileno”.

El anuncio lo hizo a través de la prensa porque dijo “se ha convertido en una especie de rutina el comunicarnos a través de la prensa, televisión y radio”, en alusión a la forma en que se enteró de los cambios que aplicó el gobierno a la reforma tributaria.

Schilling agregó que esperaban “que la DC no esté por medidas que atenten contra la salud del pueblo chileno y en cambio estén a favor de la salud intelectual como hemos dicho los socialistas”.

El diputado Manuel Monsalve añadió que “no nos gusta que se atente contra la salud del pueblo chileno” y si bien aclaró que respaldan la reforma tributaria, “el PS también tiene una bancada que es capaz de pensar y no nos parece razonable respaldar lo que consideramos un error”, como es eliminar el alza que se había propuesto a los alcoholes.

“No nos parece que el gobierno, ni la Cámara de Diputados tengan que estar secuestrados por las presiones de grupos económicos. La industria del alcohol, del vino ha hecho presiones para defender sus intereses económicos”, acusó.

Argumentó que en Chile la principal causa de muerte entre jóvenes de 18 a 30 años son los accidentes de tránsito vinculados al consumo excesivo de alcohol y está demostrado en todas partes del mundo, con evidencia científica, que un aumento en el impuesto a alcohol reduce su consumo.

Por esta razón insistió en que “nos parece un error ceder a las presiones políticas y económicas” y se preguntó: “Cómo es posible una sociedad que esté dispuesta a entregarle regalías a la industria del alchol y no esté disponible a rebajar a eliminar el impuesto a los libros, una sociedad como esa tiene que cambiar”.

Ante esto, anunció que los socialistas no estamos a favor de votar la indicación presentada por el gobierno para dejar sin efecto el alza del impuesto al alcohol y para ello pedirán votar por separado esa indicación.