Ante la gran cantidad de roedores que tras escapar del fuego estarían buscando nuevo hogar, la administración del Congreso Nacional decidió tomar medidas para evitar que se instalen en el edificio, puesto que es común que tras los siniestros en la parte alta de Valparaíso busquen refugio en el plan de la ciudad.

Según consigna radio BíoBío, ante ello se le pidió a honorables y funcionario cerrar puertas y ventanas, con el objetivo de mantener el recinto libre de ratas.

“!Atención! Se ruega a todos los señores que ocupen esta dependencia al retirarse dejar la ventana cerrada por motivos de seguridad y sanidad. De antemano por su comprensión y colaboración gracias”, reza uno de los papeles pegados en las murallas del Parlamento.

Cabe destacar que igual medida se está tomando en todos los edificios públicos de la parte baja de la ciudad puerto.