Un grupo de pescadores halló otro pedazo de metal que pertenecería al avión Cessna 172 desaparecido el pasado 6 de octubre en la Isla Mocha.

De esta forma, este metal, cuyas dimensiones son de 10 por 30 centímetros, se sumaría al trozo encontrado el 21 de abril pasado, según informa Emol.

Al encontrarse con esto, los pescadores se dirigieron a Fiscalía de Lebu, quienes le solicitaron a la Policía de Investigaciones el inicio de una investigación.

Julio Hahn, hijo del piloto del avión siniestrado, dijo que “esta vez sí creo que las posibilidades de que pertenezca a la avioneta son altas”.