La canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II que llenó con más de 800.000 feligreses la plaza de San Pedro en el Vaticano el pasado domingo, fue financiada por bancos y petroleras.

Según informa RT, una petrolera, una compañía de gas y varios bancos serían los responsables de poner los morlacos para que los el Papa Francisco y el ex pontífice Joseph Ratzinger elevarán al nivel de santo a Juan XXIII y Juan Pablo II.

Algunas de las compañías más conocidas que figuran en la lista de patrocinadores del evento fueron el conglomerado suizo Nestlé, la mayor empresa italiana del sector energético, Enel -dueña de Endesa-, el grupo bancario Intesa Sanpaolo y la compañía de trenes italiana Ferrovie Italiane, según informa RT.