Foto: Michelle Obama y Sebastián Piñera durante visita del presidente norteamericano en 2011

 

El bullado viaje a Estados Unidos sin visa, Visa Waiver, proyecto de la administración Piñera aplaudido por todos los sectores, hoy se encuentra en riesgo debido a las polémicas condiciones que contempla.

Claro, pues a cambio de que los chilenos no necesiten pagar y conseguir el engorroso documento, el gobierno de Estados Unidos podrá acceder a datos personales de ciudadanos nacionales que hayan cometido delitos graves y puedan tener relación con el “terrorismo”.

El acuerdo, firmado por ambos países, debe ser ratificado por el Congreso luego de pasar dos veces por la Comisión de RREE y por estos días, el gobierno a través del ministerio de Relaciones Exteriores, prepara un arduo lobby para conseguir su aprobación.

Las consultas a las que podría acceder Estados Unidos si fuera aprobado el proyecto, van desde consultas directas de perfiles de huellas digitales y ADN, además de acceso a datos personales como nombre, alias, sexo, fecha y lugar de nacimiento, nacionalidad, número de pasaporte y de otros documentos de identidad, además de descripciones de cualquier condena anterior, según informa La Segunda.

¿Por qué EEUU podría consultar?

Estados Unidos podría consultar datos en el contexto de investigaciones de delitos “graves”, es decir, conductas que desemboquen en penas privativas de al menos un año.

En lo referente al terrorismo, el proyecto plantea que tanto Chile como EEUU podrán solicitar información de personas que “cometerán o han cometido delitos terroristas o relacionados con grupos o asociaciones terroristas, o participarán o han participado en tales delitos o conductas según se definen en el derecho interno de la parte que proporciona los datos; o están recibiendo o han recibido capacitación para cometer los delitos”. Bajo estas condiciones, ambos países podrían solicitar información “incluso sin que les sea solicitado”.

Motivo de estas condiciones, los parlamentarios Camila Vallejo, Giorgio Jackson, Fuad Chahín, Sergio Aguiló y Patricio Vallespín, entre otros, criticaron este acuerdo, que debe ser ratificado por el Congreso para ser finalmente oficial.