Nueve años después de abandonar el Celta de Vigo tras lograr como jugador el ascenso a Primera División, el argentino Eduardo “Toto” Berizzo regresa al conjunto celeste, esta vez como entrenador, avalado por sus éxitos en el O’Higgins de Chile, al que hizo campeón de Liga y Supercopa en dos años diferentes.

Berizzo es el elegido por el presidente y máximo accionista del club, Carlos Mouriño, para sustituir en el banquillo de Balaídos a Luis Enrique, quien decidió no continuar en el Celta para hacer realidad su sueño de dirigir al Barcelona.

Mouriño, que conocía al argentino de su anterior etapa en el club, nunca ocultó su predilección por Berizzo desde que conoció que el asturiano no cumpliría el segundo año de contrato que tenía firmado con el Celta.

Tanto el presidente como el director deportivo, Miguel Torrecilla, consideran que el ex futbolista celeste reúne el perfil idóneo para relevar a Luis Enrique en su objetivo de consolidar su proyecto basado en una atractiva propuesta futbolística y, sobre todo, en la firme apuesta por la cantera de A Madroa.

Alumno de Marcelo Bielsa, del que fue durante dos años segundo entrenador en la selección de Chile antes de emprender su aventura en solitario en los banquillos, Berizzo triunfó como jugador en Vigo, donde consiguió ganarse el cariño del celtismo y empezó a demostrar sus dotes como entrenador.

Y es que en su última campaña en Balaídos (temporada 2004-05), cuando no era elegido por Fernando Vázquez para formar en el once titular, era habitual verlo en el banquillo dando instrucciones a sus compañeros.

Hace tres años se dejó ver por las instalaciones deportivas de A Madroa para seguir un entrenamiento del Celta, entonces dirigido por Paco Herrera, y ya mostró su deseo de regresar al club gallego como entrenador.

“En un futuro me gustaría entrenar en el Celta porque he vivido años fantásticos, no solo a nivel deportivo, sino a nivel personal y familiar. Es un sitio al que siempre estaré agradecido de cómo me han tratado. Ojalá pueda venir a trabajar aquí”, declaró a los periodistas en septiembre de 2011.

Su andadura como primer entrenador la inició en el Estudiantes de La Plata en el Clausura 2011, aunque los malos resultados cosechados por el equipo argentino le llevaron a presentar su dimisión antes de finalizar el campeonato.

El prestigio que había ganado como ayudante de Bielsa al frente de la selección Chile le abrió las puertas del O’Higgins, un modesto club chileno con el que no tardó en triunfar, ya que en 2013 logró ganar el Torneo Apertura y al año siguiente la Supercopa.

Berizzo, que será presentado en los próximos días, llegará al Celta acompañado de sus hombres de confianza, Ernesto Marcucci (ayudante) y Pablo Fernández (preparador físico).