La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, hablaron hoy por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien afirmó que respetará el voto de los ucranianos y trabajará con las autoridades que salgan de los comicios presidenciales organizados mañana.

En un comunicado divulgado al término de la conversación entre los tres estadistas, el Elíseo señaló que Hollande y Merkel “han tomado nota” de las palabras de Putin en las que anunciaba que “respetaría la elección del pueblo ucraniano y que trabajaría con las futuras autoridades”.

Los tres convinieron en que el desarrollo “en las mejores condiciones” del escrutinio de mañana va “en interés de la estabilidad de Ucrania”.

El presidente francés y la canciller alemana pidieron, igualmente, que continúe el proceso de “diálogo nacional” que se ha iniciado en Ucrania con apoyo de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) para abordar “el conjunto de las cuestiones que permitan una salida efectiva de crisis efectiva”.

“Ese proceso debe, en particular, contribuir a preparar la reforma de la constitución ucraniana”, añadió el Elíseo.

Hollande, Merkel y Putin estuvieron de acuerdo en que hay que conseguir “el arreglo rápido” del contencioso sobre el aprovisionamiento en gas de Ucrania, del que están discutiendo representantes de ese país con Rusia y la Comisión Europea.

Los tres líderes tienen previsto volver a mantener contactos “en los próximos días”.

Putin aseguró hoy que no tiene intención de recrear la antigua Unión Soviética o el imperio ruso con su política hacia Ucrania, como le intentan achacar en Occidente.

El presidente ruso dijo que no cree que la crisis ucraniana pueda desatar una nueva “guerra fría”, puesto que “nadie está interesado” en que eso ocurra.