senadores UDI

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual dio a conocer que rechazó el fallo de la Sexta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, que denegó un recurso de protección contra tres dirigentes de la UDI, dos de ellos senadores, que se habían expresado sobre la adopción homoparental “con denigrantes y homofóbicos argumentos”.

El Movilh precisó que “en un fallo unánime, los ministros Adelita Ravanales, Pilar Aguayo y Christian Le Cerf sostuvieron que los dichos de los senadores Jacqueline Van Rysselberghe, Víctor Pérez Varela y de la ex diputada María Angélica Cristi, no eran discriminatorios, ni arbitrarios, pues sólo habían ejercido su libertad de expresión en torno a un tema que, a su juicio, no está zanjado, pues hay estudios a favor y en contra de la adopción homoparental”.

Para el organismo, la sentencia es injusta, “pues busca validar que en el marco de un debate, las autoridades de la república pueden referirse en términos negativos, ofensivos y discriminatorios respecto a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, lo que justamente atenta contra la libertad de expresión. Esto es intolerable y demuestra una vez más porque el Poder Judicial es el más atrasado en el combate y prevención de la discriminación en Chile”.

“La Corte pasó por alto que al margen de que los dirigentes de la UDI se pronunciaran a favor o contra de la adopción, la razón de nuestro recurso de protección se debe a que éstos calificaron a la crianza homoparental como aberrante, según Cristi; mientras que Pérez levantó la tesis de que los menores de edad deben ser protegidos de las uniones homosexuales, y Van Rysselberghe humilló a las familias diversas señalando que los niños no tenían culpa de estar bajo el cuidado de una pareja del mismo sexo”, puntualizó la agrupación.

“Sin duda, el fallo de la Corte demuestra además la necesidad de aprobar con urgencia una ley contra la incitación al odio que sancione con fuerza el desprecio arbitrario e irracional hacia la diversidad social”, acotó.

Resaltó, sin embargo, “un punto positivo de este lamentable fallo, cual el que la Corte de Apelaciones se pronunció sobre un tema de fondo, como son los límites de la libertad de expresión en relación al derecho humano de la no discriminación. La Corte ha querido entrar en este tema, y nosotros siempre hemos aspirado a judicializar este debate, lo que finalmente ha ocurrido. En este contexto, sin duda apelaremos”.