Fulvio Rossi A1
“En ausencia de una oposición de verdad, la oposición la está haciendo Ignacio Walker. Yo dudo mucho que pueda ser un vocero que represente el sentir de la Nueva Mayoría”, precisa el senador Fulvio Rossi apenas es consultado por el rol que debe desempeñar el presidente de la Democracia Cristiana.

Hace rato que los dos legisladores están enfrascados en una pelea política por cómo se deben enfrentar las reformas emblemáticas del gobierno. Hace unas semanas, Walker incluso acusó que existía “la doctrina Rossi”, que consistía en culpar de todos los males a la DC. Hoy Rossi replica que no es verdad, que la responsabilidad de las diferencias en el oficialismo no es de la DC, sino sólo de su líder.

Desde la próxima semana, Walker asume como vocero de la Nueva Mayoría y es uno de los más fervientes críticos de la reforma, ¿qué le parece?

O sea, el principal opositor de la reforma. En ausencia de una oposición de verdad, la oposición la está haciendo Ignacio Walker. Yo dudo mucho que pueda ser un vocero que represente el sentir de la Nueva Mayoría, dado que con sus últimas declaraciones le ha entregado insumos, y lo hace de manera permanente, a la derecha. Ha generado mucha incertidumbre, incluso sabiendo que sus planteamientos son destemplados. Lo que plantea hoy sobre la libertad de elección de los colegios, él sabe perfectamente que no es así. Sus críticas al administrador provisional no se hacen cargo de la situación de los jóvenes y más bien sólo se preocupan del derecho a la propiedad. Entonces, todo el tema de la compra de establecimientos es no entender lo que está ocurriendo hoy día, donde lo único que se está haciendo es transparentar algo que ya ocurre. Por lo tanto, está muy mal puesto el foco de las preocupaciones del senador Walker, ha contribuido a este ambiente enrarecido hacia las reformas y claramente no representa el sentir de la Nueva Mayoría. Por eso se hace difícil que sea vocero cuando no está representando a nuestro mundo en la reforma más importante de la Presidenta Bachelet.

¿Y qué se hace entonces? Este sistema de ir cambiando los voceros fue diseñado por ustedes.

Bueno, vamos a ver qué es lo que pasa. No quiero anticipar ningún juicio en este sentido. Pero espero que entienda Ignacio que la vocería de la Nueva Mayoría es representar a todos y claramente sus declaraciones hoy día están representando, parece ser, que sólo a él, ni siquiera a su partido.

¿Ha tenido oportunidad de hablar con él después de la carta que envió a El Mercurio donde habló de la “Doctrina Rossi”?

Sí, bueno, lo que pasa es que a la Doctrina Rossi hay que hacerle un cambio porque el problema es Ignacio Walker, no la DC.

REFORMA
¿Qué le pareció el anuncio de sobre Fortalecimiento de Educación Pública que hizo este jueves la Presidenta?

Creo que es un paso necesario y además imprescindible porque en este minuto los colegios públicos tienen serios problemas de infraestructura y equipamiento. Eso es especialmente importante para enfrentar el invierno. Por lo tanto, todos estos recursos son muy valiosos. También hay recursos para laboratorios, en inglés, innovación pedagógica, que creo van a ser importantes. Además creo que es una buena señal para esta transición entre el sistema actual de dependencia municipal y el nuevo de agencias locales de educación. Pero en el intertanto hay que fortalecer la educación pública.

Es una señal también para los actores que pedían esto, los estudiantes sobre todo.

Sí, bueno, evidentemente se ha cuestionado el orden en el que se presentan los proyectos, por lo tanto, esto da alguna tranquilidad a todos los que nos preocupa el estado actual de la Educación Pública. Es de esperar que los sostenedores de colegios particulares subvencionados no reclamen por esta inversión de recursos.

¿Y cómo se explica esta inyección de recursos que vayan a los municipios, ya que estos son precisamente cuestionados por no saber administrar los fondos?

Es que no hay otra fórmula. Mira, he escuchado esas críticas pero la creatividad no da para tanto. Hoy día los colegios legalmente dependen de los municipios, ellos son los sostenedores y no hay otra fórmula. Lo que podemos hacer es, con la Superintendencia, fiscalizar muy bien esos recursos, estando muy encima. Lo otro es simplemente no hacer nada y esperar la desmunicipalización, pero eso sería muy complicado. Esperar no sólo es malo por lo que ocurre hoy día en las escuelas sino que con las otras medidad, por ejemplo la gratuidad en la educación particular subvencionada, se corre el riesgo de que haya una migración y debilitemos más aún su matrícula. Por eso es imprescindible, no hay opción.

Usted ha estado recorriendo Chile, estos últimos meses con estos Diálogos por la Educación. ¿Qué ha recogido en esa interacción?

Lo que veo es mucha incertidumbre, especialmente en los padres y apoderados de recintos subvencionados. Eso básicamente producto de una verdadera campaña muy bien organizada de los sostenedores para desinformar a la comunidad de lo que significa la reforma. El mejor ejemplo es que te digan que los padres no van a poder elegir el colegio en circunstancias de que hoy día los padres no tienen ninguna posibilidad de elegir el colegio, porque si consideramos que colegios entre 42 mil pesos y 80 mil, o sea la mitad del copago y el tope, esos colegios uno podría pensar que son de más interés de los padres de llevar a sus hijos, pero ahí sólo hay 185 mil alumnos y son 3 millones en total. Y esos colegios, por el cobro restringen la libertad de elegir y quienes pueden elegir son muy pocos.

¿Se manejan muchos mitos?

Bueno, lo otro es que los colegios particulares subvencionados que tienen harto copago dicen que van a ser particulares pagados y la verdad es que es bien difícil que ocurra ese fenómeno. Históricamente la matrícula de esos colegios ha sido 7%, por un tema de la distribución del ingreso en Chile. De la noche a la mañana no va a aparecer una mayor capacidad de pago de los padres para poder pagar lo que significa un particular pagado. Y los colegios con fines de lucro, por lo general, son los colegios que tienen más alumnos vulnerables, porque justamente son colegios que concentran alumnos que requieren SEP (Subvención Escolar Preferencial). Entonces, sería más difícil aún que sean particulares pagados y finalmente el 90% de los colegios en 2018 probablemente van a migrar a la gratuidad, porque la gratuidad va a compensar el copago. Entonces, son bastante grandes los mitos que se han creado, que son parte de una campaña interesada de quienes aben que van a tener que transformarse en 12 años en instituciones sin fines de lucro.

¿Se ha encontrado con elementos que recoger que no estén incluidos, que no hayan sido tomadas en cuenta?

Si, bueno, la gente quiere participar y eso es bien relevante para la discusión de proyectos. Hay que acelerar una mesa de trabajo con el Colegio de Profesores para el Plan Nacional Docente, un tema muy importante para descomprimir la situación actual de los profesores. Ellos no están en contra de la reforma, pero evidentemente que quieren poner también sus temas sobre la mesa. Hay temas de calidad también como el número de alumnos máximo en aula y la cantidad de horas no lectivas, dos temas relevantes para las condiciones laborales de los maestros. También algunas señales en educación superior porque efectivamente los recursos de la Reforma Tributaria lo que pretende es financiar la educación superior y la gratuidad y por eso es que pronto esperamos tener en discusión en el Congreso un proyecto para tener mejor regulación. Porque si el Estado va a inyectar recursos importantes para la gratuidad es importante tener una regulación mínima.

Eso es parte de la agenda del segundo semestre.

Estamos en el segundo semestre, pero también hay que entender que no se pueden hacer todas las cosas al mismo tiempo. Nadie podría decir que no tenemos urgencia pero tenemos proyectos muy importantes, muy complejos, reformas estructurales. La propia reforma Tributaria pone fin a un acuerdo entre empresariado y gobierno que prácticamente duró toda la transición.

Algunos parlamentarios de derecha tienen la sensación de que el Gobierno les facilita el trabajo para reencantar a quienes dejaron de votar por ellos, que serían las mismas personas que manifiestan inquietud frente a estos proyectos. ¿Usted comparte ese análisis?

No, la verdad que no comparto esa mirada porque toda esa situación de incertidumbre que se produce en estos segmentos medios es fruto de la magnitud d ellos cambios, de la desinformación, de las campañas del terror, pero la verdad es que muy probablemente de aquí a seis meses más la situación va a estar mucho más clara. Por lo tanto, una golondrina no hace verano y yo no estaría tan optimista como ellos.

No comparte la crítica a la estrategia comunicacional de la reforma para explicar estos cambios.

No, obviamente hay que mejorar estas comunicaciones. Cómo comunicamos más, cómo salimos a defender con más fuerza esta reforma, cómo hacerlo más pedagógico y refutamos las críticas. Eso sin duda hay que mejorarlo, pero aquí se tomó una decisión. Podríamos haber tomado otra y partir por otro lado, pero seguramente estarían los jóvenes marchando en las calles diciendo que este Gobierno defiende el lucro. Y aquí tomamos la decisión de desmercantilizar la educación, que creo es una decisión acertada, más allá de las dificultades que nos encontremos en el inicio.