victima karadima a1

Las víctimas de abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima anunciaron este martes que, en el marco de la demanda civil contra el Arzobispado de Santiago por su “complicidad” en el caso, dieron por finalizada la etapa de conciliación, llamando a la entidad religiosa a que “pida explícitamente perdón”.

A través de un comunicado firmado por Juan Carlos Cruz Chellew, James Hamilton Sánchez y José Andrés Murillo Urrutia, los denunciantes señalan que “en el marco de la demanda civil que hemos iniciado contra el Arzobispado de Santiago por su complicidad, negligencia y desconocimiento deliberado en el caso de abuso del sacerdote Karadima, comunicamos que las conversaciones que se iniciaran en el mes de marzo han cesado, terminándose de esta forma la etapa de conciliación iniciada”.

“Por un lado, reconocemos y agradecemos el esfuerzo y la disposición de los abogados contratados por el Arzobispado, así como del sacerdote elegido por ambas partes como mediador, para buscar puntos de encuentro, suavizar asperezas y llegar a relato común basado en los hechos demostrados por la justicia penal chilena y el propio Vaticano. Sin embargo, no se pudo llegar a establecer junto a ellos, los tres hitos fundamentales de nuestra demanda”, agregaron.

Estos tres puntos son: “que el Arzobispo como responsable actual de la arquidiócesis de Santiago reconozca la responsabilidad negligente en los abusos que se causaron durante más de 30 años daños en nosotros y otras personas; que por este motivo el Arzobispado pida explícitamente perdón; y que este daño sea indemnizado materialmente según la gravedad del mismo”.

Señalan además que a través de su “esfuerzo y apertura” han buscado continuamente establecer los tres puntos demandados, “pues son fundamentales no sólo para nuestro caso particular, sino para todos los casos de abuso que involucran a la Iglesia, en todo el mundo”.

Hacen referencia también al “giro” establecido por el Papa Francisco en la manera que la iglesia católica debe enfrentar este tipo de denuncias por abusos, destacando que el líder católico “pidió perdón por la complicidad, encubrimiento y omisiones de la Iglesia, encarnada en obispos y cardenales, en casos de abuso sexual”.

“Aparentemente el cardenal Ezzati, junto con su antecesor, el cardenal Francisco Javier Errázuriz, y otros colaboradores eclesiásticos, interpretaron esta etapa de posible acuerdo como una oportunidad para reescribir la historia y limpiar, en lugar de su conciencia, su imagen. No estamos disponibles para ello”, indicaron las víctimas de Karadima.

Finalmente, señalaron que continuarán abiertos al “diálogo respetuoso de la verdad, pero no a uno mezquino que, en beneficio de la imagen propia, es capaz de tergiversar la historia y manipular a las personas”.