Mira también Por la boca muere el pez: Cinco cagazos del ministro Eyzaguirre de los que tuvo que recular