bernardo larraín matte A1

Bernardo Larraín-Matte, presidente de Colbún, socia de Endesa en el proyecto de Hidroaysén, salió a defender públicamente el alicaído emprendimiento y a ofrecerse para realizar algunos cambios, siempre y cuando, se trate de la explotación de las aguas de los ríos Baker y Pascua, en la región de Aysén.

La entrevista de La Tercera al cabecilla de Colbún ocurre después que Hidroaysén presentara ante el Tribunal Ambiental una apelación a la decisión del Comité de Ministros que desechó la posibilidad de realizar el proyecto hidroeléctrico.

Larraín-Matte aseguró que si de “procesos participativos” -refiriéndose a la institucionalidad ambiental- “surgen rearticulaciones o modificaciones en, por ejemplo, la forma de desarrollar el potencial hidroeléctrico de Aysén, y en particular de los ríos Baker y Pascua, estamos 100% disponibles a efectuarlos. Siempre hemos sido flexibles”, aseguró.

Consultado de por qué no dieron esa señal públicamente antes, Larraín-Matte le sacó el poto a la jeringa, diciendo que “esas señales son relevantes cuando existe un proceso para canalizarlas”.

Sobre el recurso ante el Tribunal Ambiental de Santiago, manifestó que “a través de este recurso no pretendemos luchar contra viento y marea. Lo que creemos debe estar muy viva es la discusión a nivel país del desarrollo hidroeléctrico de Chile”.

En relación a la posible respuesta del Tribunal Ambiental, el mandamás de Colbún, manifestó que “pueden surgir de ellos definiciones, como por ejemplo, priorizar ciertas cuencas para el desarrollo hidroeléctríco, de una forma tal, que equilibre el desarrollo energético, el cuidado del medio ambiente, el desarrollo social y la convivencia con otras actividades, como el turismo. También podrá surgir que se conservarán otras cuencas. Esta es la discusión moderna, no una donde se reduce la complejidad a dicotomías inexistentes entre desarrollo, cuidado del medio ambiente y desarrollo social”.

Además, se quejó por la judicialización de los proyectos ambientales en el país. “Nadie espera a que la discusión sobre el desarrollo hidroeléctrico de Chile transcurra en los tribunales, ni tampoco que el desarrollo de un proyecto de la magnitud y complejidad de HidroAysén se resuelva en tribunales. Lo hemos dicho siempre: el proyecto n ose desarrollará si el país no hace suya la importancia estratégica de desarrollar el potencial hidroeléctrico de Chile y, en particular, de la Región de Aysén”.

Por otra parte, Larraín-Matte le tiró flores a su propia gestión en conjunto con Endesa por lo realizado hasta ahora. “Creemos que hemos hecho un buen trabajo, que el trabajo técnico y ambiental ha sido apegado a estándares internacionales y que la tramitación ambiental con la obtención de la RCA, consagrada por la Corte Suprema, fue hecha en estricto apego a la legalidad del marco regulatorio”.

En la misma línea, manifestó que era de vital importancia defender en la institucionalidad todo lo que se ha hecho hasta ahora “donde han participado la empresa, servicios públicos, tribunales de justicia, la ciudadanía e instituciones académicas”. Todo ello “tiene valor yno tiene sentido partir de cero”.