Las peleas por comida en el reino animal pueden ser brutales y esto es peor aún cuando la presa es un elefante muerto. Esta fue la batalla campal que dieron un cocodrilo y un grupo de leones que se dieron con todas sus fuerzas en un charco africano.

Uno de los leones se acercó a echarle la guapeada al cocodrilo manifestándole su oposición a que siguiera al acecho con un almuerzo que no era de él.

Cuando el cocodrilo le dijo “oye que te pasa” y le abrió el hocico en señal de poder, la familia del león se metió y se armó la grande.

Tres contra uno y el que perdía podría convertirse facilmente en un banquete, pero la energía no duró para mucho y el primer round terminó sin ganador.

Luego, como muestran las fotos, la trifulca continuó pero el reptil no se la pudo con tres oponentes y terminó cediendo el cadaver del elefante.