M

Una inédita medida se comenzará a aplicar este año en los festejos dieciocheros del Parque O’Higgins, la que buscando disminuir las riñas, situaciones violentas y molestias de los vecinos, según sus promotores no debería afectar mayormente a los fonderos del lugar: prohibir la venta de copete después de la 1:30 horas.

Desde la Municipalidad de Santiago, indicaron que además se deberá apagar la música a las 2:00 de la madrugada, medida que se suma al ya anunciado cobro de $2.500 para acceder al parque.

“Entre las 2 y las 4 de la mañana sólo quedan personas que están bajo la influencia del alcohol, ya dejó de ser una fiesta familiar. Sólo genera externalidades negativas”, dijo a La Segunda la administradora municipal de Santiago, Marcela Hales, quien aseguró que la medida es aprobada por los locatarios.

“Coincidieron en que lo que estamos haciendo ahora es bueno, porque después de las 2 de la mañana en realidad la gente no consumía”, argumentó, planteando que lo que más se veía a esa hora era a “personas curadas durmiendo en el parque”.

Sin embargo, algunos fonderos se declararon preocupados. “Es un riesgo, tenemos miles de reglas. La alcaldesa dice que quiere una fiesta familiar. Pero ahora a las 1:30 tendremos que vender el último terremoto (…) veremos si sale a cuenta volver el próximo año”, dijo Berta Brito “la Bertita”, cuyo local el año pasado perdió su sitial de “fonda oficial”.