chimpance yt

La Justicia de Argentina tiene bajo análisis cuatro pedidos de “hábeas corpus”, figura jurídica para proteger derechos elementales de las personas, pero presentados para reclamar la libertad de chimpancés, informó hoy la prensa local.

Los recursos judiciales fueron presentados en tribunales de las provincias argentinas de Córdoba, Río Negro, Santiago del Estero y Entre Ríos, a favor de simios que viven en zoológicos.

En las presentaciones judiciales, se reclama garantizar los derechos de estos animales a la vida, a la libertad y a no ser maltratados ni física ni psicológicamente.

En los recursos, presentados por conservacionistas, se alega que estos simios “mantienen lazos afectivos, razonan, sienten, se frustran con el encierro, toman decisiones, poseen autoconciencia y percepción del tiempo, lloran las pérdidas, aprenden, se comunican y son capaces de transmitir lo aprendido en sistemas culturales complejos como el de los humanos”.

Los conservacionistas piden que los chimpancés sean trasladados a “santuarios naturales” para que vivan en semilibertad.

Para la ley argentina, los animales no son personas jurídicas y están sujetos al régimen de propiedad privada.

El “hábeas corpues” es una institución jurídica que busca evitar los arrestos y detenciones arbitrarias y asegurar derechos básicos, como la vida, pero se aplica a seres humanos.

Recursos similares, bajo igual argumentación para que se considere jurídicamente a los simios “personas no humanas”, han sido presentados en tribunales de Nueva York.

Uno de los principales impulsores de estos recursos judiciales en Estados Unidos es el abogado Steve Wise, presidente de la organización no gubernamental Nonhuman Rights Project.

“No pedimos que los chimpancés sean considerados seres humanos, porque no lo son, sino que los tribunales tomen en cuenta la opinión de los doce primatólogos más prestigiosos del mundo, que respaldan el planteo, y les adjudiquen la categorización de personas no humanas”, dijo Wise en declaraciones publicadas hoy por el diario La Nación, de Buenos Aires.

El letrado, que asesoró a los conservacionistas argentinos, dijo que el chimpancé “posee autonomía, autoconciencia, determinación, razonamiento para elegir” y se le deben reconocer derechos básicos.

En Argentina hay quince chimpancés que viven en cautiverio.

Las cuatro presentaciones judiciales se hicieron a favor de tres de ellos, que llevan entre 20 y 45 años de cautiverio en zoológicos de Bubalcó (Río Negro), Concordia (Entre Ríos) y Santiago del Estero.

Uno de los recursos lo presentó la representante argentina de Proyecto Gran Simio, Alejandra Juárez, y los otros tres fueron impulsados por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada), que preside el abogado Pablo Buompadre.

“Cuando un juez dice que un chimpancé no reúne los requisitos de admisibilidad para que se le pueda otorgar un hábeas corpus, actúa de manera dogmática, jurídicamente errónea, filosóficamente errada y científicamente inexacta”, aseguró Buompadre en declaraciones a La Nación.

Uno de los magistrados que tiene bajo análisis este tipo de recursos, el juez en lo Criminal y Correccional Darío Alarcón, dijo estar “de acuerdo con que los chimpancés puedan gozar de algunos derechos”, aunque todavía no emitió un fallo en el caso.