diputado ivan  moreira UDI

En el gobierno el tema se instaló la semana pasada y la orden ha sido remarcar que las instituciones son autónomas y que deben trabajar sin presiones. Ello porque el avance que pueda tener el fiscal Carlos Gajardo en la arista política del Pentagate dependerá de las acciones que ejercerá el Servicio de Impuestos Internos (SII) sobre las denuncias que se conocieron la semana pasada, luego que trascendiera parte de la declaración del ex brazo derecho de Carlos Alberto “Choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín, Hugo Bravo, sobre recursos destinados a campañas políticas.

El tema se discutirá hoy en el comité político en La Moneda, mientras que en la UDI se abordará a fondo en la reunión de directiva de las 13.30 horas -donde asistirá el principal implicado, el senador Iván Moreira-, y en la Comisión Política del partido.

Hace dos semanas el nombre de Moreira se había instalado entre periodistas y abogados luego que trascendiera que era uno de los mencionados en la investigación de la fiscalía de Alta Complejidad Metropolitana Oriente por recursos que podrían haber sido allegados de forma irregular al financiamiento de su campaña en el marco del caso conocido como “Fraude al FUT” y donde está involucrado el financista histórico de ese partido, el “Choclo” Délano y su socio Lavín, dueños de Penta.

El de Moreira es el único nombre del que hay certezas dentro de la lista que comenzó a sonar en el mundo político y en el Gobierno. Esto último se reforzó luego de que se conociera que su chofer habría prestado declaración voluntaria, tal como publicó The Clinic Online el jueves pasado, en el caso.

La arista política también se había transformado en una preocupación para la Nueva Mayoría porque los nombres de la UDI que supuestamente están involucrados, se habían mezclado con candidatos del oficialismo que habían competido en las elecciones parlamentaria pasadas. Así, no sólo se incluía al candidato presidencial Andrés Velasco en el listado sino que también se hablaba de otros dos senadores en ejercicio y de un Ministro de Estado, que no resultó electo en las senatoriales pasadas. A medida que aumentaban los nombres y luego de que portal electrónico El Mostrador publicara la lista de políticos, en el gobierno se encendieron las alarmas. Si bien se pudo descartar rápidamente que el ministro mencionado tuviera nexos con este caso -lo negó tajantemente a este medio-, el tema se estaba monitoreando para saber qué otros nombres se podían ver salpicados por rumores o por la supuesta declaración de Hugo Bravo, ex brazo derecho de Délano y quien habría puesto la bomba política del Pentagate.

Por lo anterior, en el Ejecutivo saben que esta semana y en las que vengan los ojos van a estar puestos en el Servicio de Impuestos Internos, institución encargada de hacer las denuncias para que el fiscal a cargo, Carlos Gajardo, pueda avanzar en esta línea. De hecho, desde que se conocieron los nombres públicamente el vocero de gobierno, Álvaro Elizalde, ha intervenido en más de una oportunidad subrayando la independencia de los servicios involucrados y de la propia fiscalía. Ayer, por ejemplo, en medio de una actividad con la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, Elizalde reiteró lo que dijo el viernes pasado: “debemos dejar que la Fiscalía lleve adelante la investigación sin presiones políticas de ningún tipo”.

En el gobierno explican que el tema de Penta y sus implicancias debería ser parte de la tabla en el comité político que se realiza habitualmente hoy junto a los partidos de la Nueva Mayoría. Pese a que se sabe que el financiamento histórico de Délano siempre ha tenido carácter ideológico, el nombre de Velasco y de otros nombres del oficialismo ha obligado a la prudencia de la mayoría de quienes han abordado el tema. Con la excepción del presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, quien dijo que no le parecía novedoso lo que se conocía respecto a la relación de Penta con la UDI, pero que lo de Veslaco había que investigarlo.

El caso de Velasco ha sido comentario obligado dentro de la NM. No sólo por su discurso crítico a la forma antigua de hacer política que según él reina en la NM, sino también porque se trata de aportes, en el caso de que existan, de hombres que están profundamente ligados a la derecha. En el gobierno esperan que el ex ministro de Hacienda explique pronto si existen o no algún vínculo entre su campaña y Penta. “Esperamos que no pase lo mismo que con el episodio del Injuv y las asesorías que se adjudicaron miembros de su movimiento. La estrategia de esconder la cabeza esta vez no le va a resultar”, explican en la NM.

Velasco no ha querido referirse al tema. Sólo lo hizo por él, Juan José Santa Cruz, jefe político y quien lideraba el comité de finanzas de su campaña. Consultado por The Clinic Online, el ex militante DC dijo escuetamente que se había enterado por los medios y que estaban recabando la información. Pese a que en Fuerza Pública, según pudo indagar este medio, el tema se había conocido al menos hace dos semanas.

arenas A1

Aunque en el gobierno insisten en que las instituciones deben funcionar y que actúan de manera autónoma, saben que no podrán pasar tantos días antes de que el SII entregue alguna postura sobre las denuncias. La discusión se ha instalado entre parlamentarios y algunas autoridades debido a que ese servicio si bien trabaja sin presiones de ningún tipo, en la estructura estatal depende directamente del Ministerio de Hacienda, liderado por el PS Alberto Arenas. Cabe recordar que su director, Michael Jorrat, fue parte del círculo cercano de Arenas como técnico encargado de diseñar la reforma tributaria promulgada por Bachelet la semana pasada. Es decir, un hombre de su confianza. Por tanto, Arenas debería estar al tanto de las acciones que se seguirán al interior del SII.

La arista que se persigue clarificar, sobre todo si ese servicio presenta denuncias, es si las boletas que fueron emitidas a empresas Penta por personas ligadas laboralmente a algunos candidatos de las elecciones pasadas corresponden efectivamente a trabajos realizados y no a una fórmula para desviar fondos para proselitismo. Esta hebra es la que está siendo explorada y que mantiene en alerta a la UDI porque se podría estar, admiten en el partido, ante una verdadera caja de pandora que podría traer múltiples damnificados. Y al Ejecutivo, por su parte, tomándole el pulso al tema. No son pocos quienes recuerdan el MOPGATE y la actitud del ex ministro Pablo Longueira cuando Ricardo Lagos Escobar estaba con el agua hasta el cuello.

LA ESPERA EN LA UDI
“Estamos a la espera de lo que haga el SII. Ahí se definirá lo que viene”, precisan altas fuentes de la UDI al analizar el escenario que se ha configurado por el Pentagate.

En la tienda están claros en que los pasos del Ministerio Público dependen de lo que haga el organismo fiscalizador y que en esta instancia claramente hay una injerencia política de Arenas. De hecho, parlamentarios creen que si el tema escala –es decir, si hay una denuncia más allá de Moreira-, se podría incluso crear un clima similar al del MOP-Gate y requerir un acuerdo político amplio para mejorar la transparencia del financiamiento de campañas porque “en esta área todos tienen algo que perder”.

ernesto silva moreira a1

Por ahora, el presidente del partido, Ernesto Silva –sobrino del “Choclo” Délano– es quien ha estado a cargo de recabar los antecedentes entre quienes fueron mencionados por Bravo como receptores de dineros para campañas políticas y, según fuentes de la colectividad en al menos tres casos –Pablo Zalaquett,Laurence Golborne y Ena Von Baer-, se estaría ante aportes reservados, es decir, legales.

El del senador Iván Moreira es hasta ahora el caso más complejo, por los emails incautados donde le habría pedido a Bravo más dinero para llegar al final de la campaña y por las boletas de su chofer. Sólo en este caso en la UDI estiman que el SII podría proceder a denunciar por “falsificación ideológica”, es decir, presentación de boletas -propias o de terceros- por trabajos que no se realizaron.

Según se ha consignado, Bravo habría anotado de su puño y letra las iniciales de los políticos favorecidos por estos documentos y existiría además un cuaderno donde se diferencian los aportes legales e ilegales.

moreira cel A1

Como sea, parlamentarios de la UDI plantean que se estaría por “encapsular” el conflicto en la figura de Moreira, porque este sería el único flanco vulnerable.

Sobre la secretaria de Jorge Manzano- encargado electoral de la UDI-, fuentes de la colectividad sostienen que ella aclaró en la tienda que la suya es una sola boleta de carácter personal, aunque estas fuentes no quisieron revelar a este medio el monto de este documento.

Desde la directiva destacan también que la de hoy será una jornada clave porque Moreira debería participar de la tradicional reunión de directiva de las 13.30 horas y entregar su versión de los hechos. Además habrá durante la tarde una comisión política donde el asunto debería ser abordado en profundidad.