forestalA1

Los vecinos del sector del Parque Forestal se siguen quejando por la feria de las pulgas que se instala los domingos de cada semana.

La pelea es vieja, por eso es que desde el domingo pasado la municipalidad de Santiago comenzó a cobrar una luca a todos las personas que se instalen a vender en el lugar.

Esto se hace a través de un sistema de inscripción en la página web del municipio que dirige Carolina Tohá.

La situación supuestamente estaba ordenada, pero según dice El Mercurio, llegaron 330 colados a vender igual.

Mientras la alcaldesa no quiso referirse al tema, los concejales de lado y lado, obviamente opinan distinto.

Los de derecha apelan a que es un patrimonio histórico, no para uso de los ambulantes, mientras que el PS, Ismael Calderón asegura que esto son lugares de uso público, libre.

¿Qué pasa con los grandes parques en otras ciudades?

Según la publicación, funciona más ordenado, con manteles y toldos, pero de todos modos anticuarios y comerciantes venden sus productos en ferias de la pulgas en Nueva York, París, Londres y Buenos Aires.

Entonces, la cuestión parece ser que tiene que ver más con ordenarse que con prohibir.