delano A1

El fiscal Carlos Gajardo estaría investigando las “pérdidas” generadas por Penta a través de sus capitales de riesgo lo que habría permitido al holding de Carlos Alberto “choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín, realizar millonarios descuentos impositivos.

La línea de Gajardo, según afirman fuentes ligadas al caso y que se desprende de las interrogantes que ha hecho a quienes han declarado por la causa,  ha girado en las últimas semanas en torno al funcionamiento de “Penta Capital de Riesgo”, conocida internamente como “PCR”, que se dedica a “inyectar capital a empresas medianas o pequeñas con altas perspectivas de crecimiento a cambio de una participación en su propiedad”, reza su página web. Dentro del desarrollo de PCR, están las empresas Agrícola Gildemeister, PH Glass, Soldaduras Soltec y Plásticos Burgos.

El fiscal Gajardo ha centrado su búsqueda en esta línea durante las últimas semanas en sus interrogatorios al ex director de Penta Hugo Bravo, relativo al funcionamiento y uso de las “pérdidas” del grupo para desentrañar la compleja operatoria financiera.

De acuerdo a los antecedentes recabados por The Clinic Online, el Ministerio Público indaga también a dos funcionarios activos del Servicio de Impuestos Internos (SII) de la Zona Oriente, que habrían participado en la verificación y autorización de los dineros, cuyas identidades este medio de reserva.

Hay que recordar que Bravo se encuentra denunciado por el SII, ya que obtuvo devoluciones ilegales por $ 260 millones de pesos a través de dos sociedades.

Según supo este diario, esta arista que indaga Gajardo es la resultante de las declaraciones formuladas por el fallecido martillero Jorge Valdivia, un sujeto que ayudó a través del ex funcionario del SII, Iván Álvarez, a que Bravo obtuviera dicho pago de las arcas del fisco.

¿Y usted?

Valdivia, un sujeto con vínculos con la CNI, que actuaba como reclutador de clientes para que recibieran platas del FUT, “pasaba mucho tiempo en el SII”, declaró Álvarez, en su testimonio prestado a la fiscalía en abril pasado. En él, también menciona la amistad que tenía con una jefa de departamento, precisamente la que habría participado en la aprobación de las pérdidas de Penta.

De acuerdo al diario La Segunda, el vínculo con Penta y Valdivia es más complejo. Lo anterior porque Hugo Bravo, quien actuaba como representante de Penta III, vendió los derechos que el holding tenía en la sociedad “Espartaco”, donde compartía sociedad con José Gandarillas, quien fue hasta tres años el director de Penta Security. A ellos, de acuerdo al vespertino, se sumaron otros tres gerentes.

Al igual que Bravo, tanto el “choclo” Délano, como Lavín, fueron denunciados por el SII por la presentación de boletas falsas. Estas habrían sido giradas a sus esposas por trabajos que no realizaron, quienes actuaron como facilitadoras del delito tributario, según señaló el tata fisco en un reciente comunicado. En la presentación también se incluyó al contador del grupo, Marcos Castro y a Samuel Irarrázaval, ya que eran los representantes de las sociedades Inversiones Penta III e Inmobiliaria Los Estancieros.

Suma y sigue

Esta línea que sigue el fiscal sobre el ítem pérdidas en Penta, se suma a la relativa a los supuestos aportes ilegales a campañas políticas por parte del grupo a la UDI, que tiene al gremialismo en el ojo del huracán.

Sucede que Bravo reconoció los aportes y mencionó, entre otros, al senador Iván Moreira. Este último habría recibido los dineros, luego que su chofer emitiera una boleta por varios millones por trabajos eléctricos que nunca habría realizado.

En la misma declaración, Bravo indicó que hubo aportes al presidenciable Andrés Velasco (Fuerza Pública), cuyo comando aún revisa sus cuentas. Se suman Laurence Golborne, Ena Von Baer, entre otros.

El destino de esta arista de platas políticas, está en manos del SII, que debiera presentar una denuncia para que el fiscal Gajardo pueda ahondar en la investigación.

La Fiscalía declinó referirse al tema.