Marcha Puchuncaví A1

Con una marcha denominada “No más zonas de sacrificios” cientos de vecinos de Puchuncaví se movilizaron ayer por la mañana, en rechazo a la contaminación en la zona, a raíz del derrame de petróleo ocurrido el pasado miércoles 24 de septiembre frente a la bahía de Quintero.

Una manifestación que nació de la descarga de crudo en la zona, pero que tiene sustento en los 50 años de contaminación con el que carga la zona, desde la llegada de la Fundición Codelco Ventanas a ese balneario.

Contaminación que sigue amenazando a los pobladores -que ya sufrió episodios como los de la nube tóxica que afectó en 2011 a la Escuela de La Greda y los casi 50 varamientos de carbón en las playas denunciados por pescadores- tomando en cuenta los cinco nuevos proyectos que son analizados para instalarse en ese pedazo de costa que fue declarado zona de saturación ambiental hace más de 20 años.

Andina 244

El polémico proyecto de Codelco que pretende ampliar la división Andina de la cuprífera estatal, tiene una especial participación en el límite de Puchuncaví con Quintero.

El proyecto, que actualmente está siendo revisado por el directorio de la cuprífera para su ejecución, ha enfrentado críticas internas por su elevado costo (US$ 6.808 millones) y la resistencia de grupos ambientales por la afectación de glaciares y la utilización de agua en una zona con permanente sequía, incluye una bodega para la recepción y acumulación de concentrado de cobre.

La inversión, que busca expandir en 150 mil las toneladas de cobre diarias, pasando de 94 a 244 mil toneladas diarias -por eso el nombre del proyecto-, contempla la construcción de una bodega con capacidad para 100 mil toneladas, que “también contará con equipos de absorción de polvo para controlar la emisión de material particulado al exterior”.

Esa misa tecnología, según explica Codelco, se utilizaría en los vagones de trenes que lleven el concentrado de cobre desde la cordillera de la Quinta Región hasta la bahía de Quintero.

Actualmente, este proyecto se encuentra en la fase de Segunda Adenda, en el que la empresa debe responder al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) los requerimientos de la comunidad.

Puerto Oxiquim

La empresa, que ya cuenta con el Terminal Marítimo de Oxiquim en Quintero, busca crear un nuevo Terminal Multipropósito para la transferencia de graneles sólidos como concentrado de cobre y carbón y graneles líquidos, productos que actualmente Oxiquim transfiere en el puerto actual.

Por ese terminal hoy se transfieren alrededor de un millón de toneladas al año, según lo detallado por la empresa, entre los que se encuentran el Ácido Sulfúrico y Soda Cáustica, entre otros.

La empresa actualmente tiene una tasa de transferencia de más de 750 toneladas/hora en el actual puerto y busca aumentar su capacidad para desembarcar 3 millones de toneladas al año de graneles sólidos de carbón, un millón 800 toneladas de concentrado de cobre y transferir hasta 400 mil toneladas por año de graneles líquidos.

Según información entregada por la Municipalidad de Puchuncaví, el proyecto incluye dragado del fondo marino de Puchuncaví -en el que diversos estudios han revelado alta presencia de metales pesados- y trasladarlo hasta Horcón.

Central Térmica Energía Minera

Este nuevo proyecto, de propiedad de Codelco, consiste en una central termoeléctrica con tres unidades generadoras de 350 MW cada una (1.050 MW en total), una cancha de acopio y manejo de carbón y un depósito para cenizas con una inversión de 1.700 millones de dólares.

Aprobada su Resolución de Calificación Ambiental a inicios de 2009, “Central Térmica Energía Minera” se ubica dentro de la declarada zona saturada y debe compensar el 110% de sus emisiones.

Según el diseño original de Codelco, su operación buscaba operar con estándares para reducir al mínimo posible sus emisiones, con una inversión de 10 millones de dólares en nuevas tecnologías a invertir en la nueva termoeléctrica y la Fundición y Refinería Codelco Ventanas.

En 2009 Codelco licitó la construcción y operación de la termoeléctrica, contrato que se adjudicó Colbún. Sin embargo, en marzo de 2012 Codelco congeló el proyecto ya que Colbún nunca ejerció la licitación y los plazos del contrato vencieron. Eso incluyó que los activos, entre ellas la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental, volvieran a manos de la cuprífera.

En julio de este año, Enap anunció un convenio para impulsar la generadora, pero transformando la fuente de energía, pasando a usar gas natural licuado (GNL) y no carbón y reduciendo su capacidad a 760 MW.

La transformación a GNL, según informó El Mercurio aseguraría además la demanda por ese combustible, dando viabilidad a la ampliación del terminal de GNL Quintero, el otro proyecto que pretende Enap para esa zona. La energía de esta central se conectaría con el Sistema Interconectado Central (SIC).

Ampliación de GNL Quintero

A fines de octubre de 2013 GNL Quintero puso una primera piedra del proyecto de ampliación de la terminal ubicada en la bahía de Quintero, la que busca aumentar su capacidad de 10 a 15 millones de m3 al día.

Según comunicó la empresa -compuesta Terminal de Valparaíso SA (Enagás y Omán Oil, 40%), Enap (20%), Endesa Chile (20%) y Metrogas (20%)-, el proyecto tiene una inversión de 25 millones de dólares y busca aumentar la capacidad de carga de camiones cisterna.

En el evento, que contó con la presencia del entonces ministro de Energía, Jorge Bunster, fue destacada como un proyecto que busca a futuro aumentar la capacidad de generación eléctrica en base a gas.

Torres de Alta Tensión Cardones Polpaico

El proyecto de Interchile S.A., filial de la multinacional de sistemas de transmisión de energía ISA, pretende instalar torres de alta tensión de hasta 45 metros, desde Copiapó hasta Til-Til.

El trazado, elegido entre siete opciones iniciales, atraviesa el sector rural de Puchuncaví, y busca enviar energía eléctrica desde la zona central hacia el norte y viceversa, pasado por cuatro regiones y 20 comunas.

Desde su presentación la iniciativa ha generado reparos entre los municipios que se verían afectados por el trazo de carretera eléctrica. En Puchuncaví, en específico, la comunidad se opone a su emplazamiento ya que se trata de la “esperanza” de agroturismo para la zona, ya completamente saturada en la costa y con prohibición de consumo de productos del mar desde ayer.

Este jueves los alcaldes de las diez comunas de la Región de Valparaíso por las que pasa el tendido eléctrico, se reunirán en Limache para estudiar un trazado alternativo al actualmente elegido por la empresa.