abuelas-plaza-de-mayo

El Gobierno argentino dará este lunes acceso público a cerca de 5.800 documentos diplomáticos del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre la última dictadura cívico-militar (1973-1986), que se podrán consultar a través de Internet, informó hoy la Cancillería en un comunicado.

Los documentos podrán ser examinados en la dirección web http://desclasificacion.cancilleria.gob.ar, gracias a un buscador desarrollado específicamente para ello, y en el Archivo Histórico de Cancillería (DARCH).

“Mi esperanza es que esto le sirva a la gente para tener una idea de cómo actuaba la Cancillería en ese momento y que le sirva a los investigadores para ir cerrando pistas que ayuden a descubrir qué pasó con personas durante la dictadura”, indicó el canciller argentino, Héctor Timerman, en una entrevista publicada hoy en el diario Página 12.

Según colectivos de derechos humanos, al menos 30.000 personas fueron víctimas del terrorismo de Estado durante el régimen militar pero no existe una cifra consensuada de desaparecidos.

Los 5.800 documentos diplomáticos y resoluciones secretas podrán ser consultados por el público en general, después de un intenso trabajo realizado por los integrantes de la Comisión de Relevamiento para la Recuperación de la Memoria Histórica.

La investigación y ordenamiento del material se extendió a lo largo de tres años, sin que hubiera un “direccionamiento o instrucciones” por parte de las autoridades diplomáticas, lo que permitió lograr “un trabajo profesional”, según Timerman.

En la entrevista, el canciller recuerda que, durante la dictadura, la Cancillería “era el único ámbito del Estado donde se traían personas secuestradas a trabajar, de la ESMA”, la Escuela de Mecánica de la Armada, que fue el mayor centro clandestino de detención y tortura.

“Es que no sólo muchos de los marinos de la ESMA pasaron a revistar en la Cancillería sino que en el Palacio San Martín, donde hoy funciona el jardín de infantes, era un centro de trabajo esclavo”, explica.

Entre otros asuntos, los documentos sacan a la luz cómo la Cancillería creó oficialmente un organismo interno que permitió poner en marcha, fuera del país, agencias diplomáticas para contrarrestar las denuncias de violaciones a los derechos humanos realizadas por exiliados argentinos.

Así, se puede acceder a documentos que explican, por ejemplo, el funcionamiento del Centro Piloto que montó la Marina en París para llevar a cabo trabajos de inteligencia en la capital francesa y otras ciudades europeas.