Félix Herrera - canal 13

¿Cómo llegaste al casting de “Los 80” y qué tuviste que hacer?
Por un llamado masivo. Un domingo mientras estaba viendo monitos, pasaron un aviso y ahí mi mamá me preguntó si quería participar, y como era verano y estaba de vacaciones en Santiago, dije que sí. Mandamos una foto y listo. El día del casting había una larga fila de niños, algunos revolviéndola y otros más tranquilos… como yo (se ríe). Nos llamaron como a diez, después nos hicieron pasar, y una vez adentro me hicieron decir mi nombre e improvisar una escena con una mamá ficticia. Eso, después me fui para mi casa. Nunca pensé que me iban a seguir llamando mientras iban afinando la selección. Como curiosidad: siempre probé el rol de Bruno en las pruebas.

¿Cómo fueron las reacciones de tus compañeros de colegio después de la emisión del primer capítulo de la serie?
Fue divertido, me saludaron súper contentos, me abrazaron y me gritaban Caszely, porque de eso se trataba el primer capítulo. Lo entrete era que fue una sorpresa para ellos porque no sabían que estaba grabando.

¿Con cuál de los actores del elenco lograste mayor cercanía o confianza?
Con Pablo (Bruno en la serie), por una cosa de edad, gustos y por la cantidad de escenas que tuvimos juntos. Somos muy amigos, aunque no nos vemos siempre porque él vive en Viña, pero nos tenemos gran afecto y nos llevamos súper bien.

¿Consideras a alguno de los actores como un “padrino en la actuación”?
Pucha, la verdad es que decir un nombre sería injusto para los otros, porque como era muy chico cuando empecé, todos se preocupaban de ayudarme y orientarme. Pero yo también les aporté a ellos, les proponía cosas, metía mis chistes y esas cosas.

¿Cómo es la relación que tienes con Daniel Muñoz y Tamara Acosta?
Ellos siempre han sido muy como papá y mamá conmigo, cariñosos, preocupados y dispuestos. Me recibieron súper bien y me hicieron sentir como un profesional desde el principio de las grabaciones, lo que no ha cambiado con los años.

¿Ha sido fundamental el apoyo de tus padres en este proceso?
Sí, por supuesto. Mi mamá por un lado ha sido mi coach, y también de los otros niños de la serie, entonces se preocupa de que estudiemos, preparemos y grabemos bien las escenas. Mi papá por su parte se preocupaba de tenerme al día con las materias del colegio, iba a conseguirse los cuadernos, etc… hacérmela más fácil.

¿Qué escena recuerdas que te haya costado más hacer? Ya sea por la complejidad de llegar a las emociones o por otro tipo de dificultades.
Cuando el personaje comenzó a entrar en la adolescencia, algunas cosas que yo no hago tuve que representarlas y era complejo porque no las conocía, como por ejemplo hacerme el borracho… es súper difícil para que no se vea como caricatura o que no se vea muy pasao, como curao de plaza. Hacer como que fumo también es peluo, me carga el olor a pucho.

Félix Herrera 2 - Canal 13

La serie trata sobre un período muy difícil, en el que la dictadura dejó miles de víctimas. ¿Cómo ha sido “vivir” eso en la serie y cómo ha sido el proceso de ir descubriendo la historia de nuestro país a medida que vas actuando?
La serie me ha permitido conocer varios episodios de la historia de nuestro país, porque aparecían mencionados en los guiones y luego se iban a mostrar en la tele de los Herrera o se oirían en la radio de la casa, como, por ejemplo, un apagón, los caceroleos, el Caso Degollados, o lo que pasó con Carmen Gloria Quintana, y así varias cosas bien terribles, que para entenderlas, a pesar de mi edad (10 – 11 años en ese momento) tuve que investigar, ver videos y experimentar en persona las emociones que esas noticias generan para ponerlas en pantalla, que por supuesto fueron de mucha pena e incredulidad. Fue una sorpresa bien tremenda y decepción cachar lo deshumanizado que se comportaban algunos chilenos con sus compatriotas. Me sirvió conocer esta realidad oscura, para entender las heridas de muchos y que el perdón, sin una sentida disculpa por torturar, asesinar o desaparecer, es súper difícil.

¿Qué opinas de tu generación?
Mi generación tiene acceso a todo. A los medios, información inmediata y conexión con el mundo. Sin embargo, no se ve que eso sea un incentivo a ponerse muy creativo o realmente informado. En general se usa para distraerse, hacerse bullying, agregar amigos. Pero también hay motivación por exigir solución a los problemas sociales o educación gratuita. Entonces es como raro: a ratos mi generación puede ser superficial y a ratos profundamente comprometida.

¿De qué manera manejas o convives con el ser famoso? ¿Te incomoda que te reconozcan en las calles?
La verdad es que soy súper tímido, entonces me ha costado aceptar que mucha gente me conoce. Puede sonar raro, porque todos creen que para actuar hay que tener mucha personalidad, pero en mi caso no. A mí me gusta hacer la serie, grabar, verlo en la tele incluso, pero lo de ser famoso no lo tomo tan a pecho. Aunque igual es bacán cuando la gente se me acerca para saludarme y felicitarme.

¿Qué intereses tienes en tu tiempo libre?
Me gusta mucho dibujar. Gran parte de mi tiempo libre lo dedico a eso. Pero también escucho música y veo películas, que es lo que alcanzo a hacer mientras grabo y voy al colegio. Después le pongo más tiempo a nadar y los deportes.

¿Te gustaría seguir en la actuación y profesionalizarla?
Sí, aunque me gustan muchas cosas, me gustaría continuar actuando.

¿Estás satisfecho con el recibimiento que ha tenido la nueva temporada en los espectadores?
Sí, claro. Nos vio mucha gente, y he recibido puros buenos comentarios tanto de los capítulos como de mi participación, así que estoy feliz. Ojalá nos siga yendo igual.