longueira A1 1

El ex candidato presidencial, Pablo Longueira, cruzará el Atlántico en compañía de cinco amigos. Esta aventura la llevará a cabo en noviembre de este año, tras sufrir una compleja depresión que lo llevó a dejar la vida pública en 2013. En una entrevista realizada por el sitio KilómetroCero, Longueira reveló algunos detalles del viaje y se refirió a su depresión.

La travesía -que consistirá en la ruta que hizo Cristóbal Colón- comenzará el 23 de noviembre desde las Islas Canarias, para llegar el 21 de diciembre a la isla Santa Lucía. Cuando recibió la invitación para realizar esta aventura, le preguntó a su médico si el tratamiento por su depresión se vería afectado por esta, sin embargo, la respuesta fue “no”. Además señaló que tuvieron que prepararse con cursos específicos para este viaje, como por ejemplo, cómo enfrentar un incendio, o qué hacer en caso de que alguien se caiga al mar.

“Yo creo que voy a redescubrir esa pasión que siempre he sentido por la aventura, por las cosas diferentes, por la adrenalina que necesito en este tipo de experiencia. Además, poder destinarle mucho más tiempo a esas cosas gratas personales y familiares que postergué por mucho tiempo”, señaló. Cabe decir que durante el viaje estará totalmente desconectado, pues no tendrá celular, ni acceso a Internet.

En esa línea, agregó que “la política tiene un horario muy malo, y yo que soy intenso, le dediqué con mucha pasión los 35 años y creo que he descubierto en todo este tiempo muchos amigos que dejé de ver, que nos ha permitido reencontrarnos con mi señora con mucha gente que fuimos conociendo durante nuestras vidas y que nos alejamos, por la intensidad y la forma en que vivimos lo público. Creo que este viaje me va a permitir eso: volver a descubrir esos tiempos, esas oportunidades de compartir con personas distintas a las de la política”.

En relación a la depresión que lo afectó y que lo obligó a abandonar su carrera presidencial, precisó que “yo no tengo ninguna duda de que el desafío de tomar unas primarias en 60 días de la forma que las tuve que tomar, influyó en lo que viví. No me sorprende para nada, porque además yo siempre intuí que era algo que yo no quería hacer”.