orgasmos VIMEO

La sexóloga Flavia Dos Santos abordó en una entrevista las temáticas principales de su libro “Sexo sin misterio”. En él, Dos Santos propone mirar el sexo abiertamente, alejado de los mitos y prejuicios culturales, y vivirlo desde la espotaneidad y el ejercicio erótico sano. Para ella la masturbación se puede entender como un ejercicio de aprendizaje para el control del orgasmo.

“La masturbación es fundamental para que los hombres reconozcan la urgencia eyaculatoria y aprendan a reconocer ese momento. Es fundamental como una etapa no de autocontrol, sino de aprendizaje para el control orgásmico, para que él pueda tener un orgasmo cuando quiera. Para la mujer, la masturbación es fundamental porque así identifica cómo le gusta ser tocada; una mujer que nunca se ha masturbado, puede tener dificultades orgásmicas. Es importante ese autoconocimiento para que ella pueda identificar su cuerpo y saber cómo estimularse”, sostuvo a Kienyke.

Sobre cómo abordar la masturbación con los hijos, la sexóloga dijo que “hablar de sexo con los hijos es muy fácil: se habla con la boca, como cuando hablas con tu pareja o con cualquier persona. Hay que explicarles a los hijos que la masturbación es una etapa normal, parte de todos los seres humanos, y fundamental para el desarrollo. Es como aprender a gatear; antes de caminar gateamos, entonces la masturbación seria ese proceso de gateo para que uno pueda conocerse para luego avanzar al acto sexual. Es una de las etapas del desarrollo del adolescente y del ser humano y que después es parte de la vida adulta”.

Ante la pregunta de si existe el sexo perfecto, Dos Santos aseguró que “no existe el sexo perfecto. Tú no puedes ir a la cama a buscar la perfección porque no lo vas a encontrar, y si aceptas que no existe sexo perfecto, estás listo para disfrutar del placer”.

Para hablar de sexo con la pareja, la sexóloga recomienda: “tumbar el mito, quitar el tabú, se debe hablar con la pareja y aclarar las dudas. Cuando se habla, se deja el tabú a un lado. Hablando y normalizando es la única manera de dejar el tabú. Cualquier tema que no hablamos, no discutimos y no pensamos, se torna tabú. Muerte y sexo son dos temas que suelen ser grandes tabús para las personas; entonces hay que hablar, hay que desmitificar, hay que perder el miedo y ver que cuanto más hablamos, más vamos aprendiendo”.