embarazo

Este jueves quedó al descubierto el drama que vive una mujer en el Hospital de Rancagua, quien lleva semanas con un feto muerto en su vientre, y que -según consigna Bío-Bío– le han negado a sacar.

Según la publicación, el personal del centro asistencial se estaría negando a realizarle la limpieza de su vientre, y sólo le han dado paracetamol cada ocho horas.

Todo sucedió cuando hace una semana la mujer reconocida, como Paulina Herrera, llegó al centro hospitalario a realizarse una ecotomografía.

Después eso, se enteró que el feto había muerto hace dos semanas pero que no podían extraérselo por el momento.

La argumentación médica es que ella tenía que llegar con hemorragias, pues de lo contrario podrían dañarle el útero.

La mujer, que es sorda, estaría sufriendo serias complicaciones, lo que la tendría en un fuerte estado depresivo.

La versión oficial, tanto del Hospital de Rancagua como de la Federación Nacional de los Profesionales Universitarios de este centro médico, es que están recabando información para referirse al caso.