john lennon

¿Era John Lennon un buen guitarrista? Muchos aseguran que no. Desde luego que nunca estuvo al nivel de Jimi Hendrix, Eric Clapton o Jeff Beck. El departamento de los solos de guitarra en los Beatles le correspondía a George Harrison, ya que ni él ni Paul McCartney eran tan eficientes en ese sentido. Durante la primera etapa de la Beatlemanía, el trabajo de Lennon en la guitarra fue en la rítmica, y aunque pudiera parecer que no hacía nada, hay momentos bastante complejos en la ejecución de su guitarra que no son cualquier cosa.

Por ejemplo, en uno de sus primeros éxitos, “All My Loving” podemos escuchar las veloces tripletas con las que Lennon lleva el ritmo durante toda la canción sin parar. O en “‘Til There Was You” le encontramos un ritmo bastante complicado que coquetea con el Bolero y el Jazz.

El primer solo formal que grabó John Lennon con los Beatles, fue en la canción “You Can’t Do That” el 25 de Febrero de 1964. No es el solo más deslumbrante del mundo pero con él quedaría clara la definición que muchos años haría Lennon de su técnica: “soy un guitarrista primitivo”. Por las mismas fechas, unos cuantos días después, grabaría otro solo en su cover a “Long Tall Sally” aunque en la mezcla final quedó un poco imperceptible, no así su sólo de guitarra de 12 cuerdas en “Every Little Thing”.

Otra muestra del ingenio guitarrista de John es la canción “I Feel Fine” en la cual, prácticamente descubrió el feedback como elemento musical cuando dejó su guitarra electroacústica recargada sobre un amplificador. El efecto le gustó tanto que lo reprodujo cuando se grabó la canción. Y bueno, ni que decir de la figura melódica principal que aunque se escucha sencilla, tiene su grado de dificultad ejecutarla.

“Norwegian Wood” lo comenzaba a llevar por los sonidos orientales con una frase melódica que pronto haría eco en George Harrison, quien ya se había encontrado con la música hindú y transportó la melodía de John al sitar, con lo que poco a poco comenzaban a transformar el sonido de la banda en una propuesta más interesante y revolucionaria. De igual manera uno de los riffs más reconocidos de la historia le pertenece a Lennon: “Day Tripper”.Sin embargo fue a partir de 1968 y hasta el final de su carrera Lennon se dedicó a la experimentación con su guitarra y a crear varios grandes riffs plasmados en diferentes temas de los Beatles y en algunos de sus discos como solista

Comenzando por el Álbum Blanco, el cual sería prácticamente un muestrario de cómo sonarían posteriormente los Beatles por separado, Lennon tiene una especie de “renacer creativo” después de los años perdido en la neblina del LSD, emerge de nueva cuenta como fuerza dominante en las composiciones y da muestras de tener una fascinación por los nuevos sonidos “duros” que ya comenzaban a gestarse a su alrededor con bandas como Led Zeppelin y Jimi Hendrix.

Lee el artículo completo acá