kast A1

Siguen las reacciones en la UDI luego de que se conociera el audio de la conversación entre el ex gerente de Penta, Hugo Bravo y el controlador del grupo Carlos Eugenio Lavín, en el que se dan nombres de militantes y cercanos al gremialismo. Si bien de inmediato los aludidos negaron tajantemente haber recibido financiamiento irregular, el golpe recibido fue acusado por dirigentes del partido.

Este es el caso del jefe de su bancada de diputados, Felipe Ward, quien reconoció que la actual “es una crisis complicada” y que es difícil saber cómo va a terminar. “Nadie tiene el futuro comprado, no sabemos cómo se viene en adelante, pero obviamente es una crisis complicada”, dijo a radio Cooperativa.

Para el parlamentario, “la mitad de la solución del problema parte por reconocerlo y aquí tenemos un problema”. A juicio de Ward, con todo, “será la justicia la que demuestre si aquí hay un hecho delictual o no”.

Por su parte, su colega José Antonio Kast no dudó en comparar la situación por la que atraviesa la UDI con la vivida durante el Caso Spiniak, insistiendo en que existe un “sesgo político” y un prejuzgamiento mediático de los supuestos implicados.

“La UDI en eso ha sido víctima, ya en otras ocasiones, de situaciones muy complejas y todos recuerdan el caso Spiniak, ahí se hicieron reportajes, publicaciones, una cantidad de cosas que a toda la gente tenía convencida, y de repente apareció la misma señora que partió con toda la situación, Gemita Bueno, diciendo que es todo falso y que le mintió a todo Chile”, dijo en radio ADN.

En esa linea, el parlamentario aseguró que “muchas de las discusiones que se han dado en el último tiempo se basan en supuestos de lo que alguien dijo o escuchó, y muchas veces hemos visto en procesos judiciales que lo que dicen las personas vinculadas o explica la prensa en artículos supuestamente fundados terminan no siendo”.

Asimimo, Kast planteó que en el Pentagate “hay un sesgo que se dio en algún momento, más con tinte político que judicial, porque además se ha dicho que no hay un delito sino a lo más una falta, y ahí llama la atención que se haga todo un levantamiento y se apunte con el dedo”.