Carlos-Eugenio-Lavín

Un movido día tuvo el Caso Penta, el que involucra el desvío de dineros desde la empresa hacia políticos para gastos electorales a través de boletas y otros métodos.

Carlos Eugenio Lavín, controlador de Penta, habló el pasado 12 de noviembre en la Fiscalía Oriente, declaración que este jueves fue revelada y que entrega detalles de la relación que tenía con Hugo Bravo, ejecutivo perteneciente a la empresa.

Lavín señala que en una conversación, de las nueve registradas en el documento, Bravo le da a conocer que la Fiscalía citó a Marcos Castro, contador de Penta, en el marco del caso Fraude al FUT, en calidad de testigo. Posteriormente sería Castro quien le informara a Lavín de “devoluciones impropias” en empresas de Bravo, quien “no había devuelto la plata, y que la había puesto en ingresos varios”.

“Ese mismo día, más tarde, tuvimos una reunión Carlos Alberto, Alfredo Moreno y yo con Hugo Bravo para ratificar lo que había dicho Marcos Castro”, siguió Lavín, agregando que “le sacamos la información “a tirones” y confesó acordarse de devoluciones por $90.000.000 (al final eran como $260.000.000). Todo esto relacionado con empresas personales de él”.

Lavín añadió que “al día siguiente, el 10 de julio, hablé personalmente con Hugo Bravo y le dije que tenía que renunciar a todo lo que tenía que ver con Penta, y que ojalá pudiera salir de esto lo mejor posible, pero que la verdad es que era incompatible lo que había confesado con su permanencia en la empresa”. Cuatro días más tarde, “el 14 de julio firmó su renuncia en la oficina de Alfredo Alcaíno, quien es el abogado de la empresa”.

Incluso el controlador de la empresa señala que existieron amenazas por parte de Bravo. “El 10 de septiembre u 11 de septiembre estaba Carlos Alberto (Délano), y quizás más gente, a la hora de almuerzo según recuerdo. Carlos Bombal cuenta que él (Bravo) había llamado a la secretaria y le había dicho ‘dígale a Parabimbombal que le diga a sus amigos que me paguen, y que me devuelva los llamados porque si no lo voy a amarrar con el fiscal’. Esas amenazas las cumplió ya que vino la denuncia de impuestos internos por infracción a la ley de Bancos”.

“Esto lo tomo como una amenaza a Carlos Alberto (Délano) y a mí, usando de emisario a Carlos Bombal, ya que nos nombra abiertamente a nosotros en la misma, como si debiéramos pagarle dinero, y que si este dinero no se le pagaba él daría información falsa que nos perjudicaría en la causa del fiscal Gajardo. Luego de esto no hablamos más con Hugo Bravo ni lo vimos de nuevo. Posteriormente nos notifican de una demanda laboral en que Hugo Bravo pide que se le pague una indemnización de 2.000.000.000 de pesos”, señaló.

Es de esta demanda de la que se desprende el audio, revelado por La Tercera, en el cual se involucra a diferentes políticos en la entrega de dineros para financiar campañas políticas. “No sabía por ningún motivo que estaba siendo grabado ni menos que utilizaría esto para demandarme. Sobre todo cuando lo voy a ver por amabilidad y sin interés alguno”, sostuvo Lavín.

El silencio de Golborne

Uno de los involucrados que habló sobre el caso es Iván Moreira. En la grabación, Hugo Bravo explícitamente dice que Moreira “me pedía plata a mí”, a lo cual Lavín responde que “los políticos son unos salvajes. Piensan de otra manera”. Pocos segundos después se escucha que “(Moreira) no te pedía a ti no más (…) Parece que tiene mil y un boletas: la secretaria, el chofer. Eso debe ser muy común. Por eso espero que puedan parar esta huevá”.

Lavín luego añade que “la única manera de que estos gallos reaccionen ante esta huevada política es que se den cuenta de que esto va a trascender de la UDI. O sea, que al final pueda quedar una cagada entre todos los partidos, salir esto en la prensa. Ya con el desprestigio que tienen los parlamentarios, agrégale esto”. Poco antes, Iván Moreira decía que “no he cometido ningún delito”.

Otro personaje nombrado en el audio, Laurence Golborne, sostuvo que “las únicas declaraciones que he hecho y voy a hacer son al fiscal que lleva la causa y donde creo que las cosas están todas claras”, aunque luego agregó que “en la grabación difundida hace algunos días el señor Bravo miente y eso espero que quede demostrado en el juicio que se está llevando a cabo”. El ex candidato presidencial, según relata la grabación, habría recibido 400 millones.