PLANTA DE PROCESO

Las pequeñas y medianas empresas pesqueras acusaron al gobierno de agudizar la crisis del sector, empujándola a su peor momento.

Las Pymepes dicen que quedaron fuera de los comité de manejo, aun cuando la ley de pesca garantiza un cupo a las procesadoras. En ese sentido, advierten posibles maniobras de la subsecretaría de pesca para impedir apoyo del Senado al sector de las pymes, en el marco de un proyecto de ley que se encuentra en tramitación.

Asimismo acusan al Ministro de Economía y al subsecretario de Pesca de no atender solicitudes de audiencia hace meses.

El gerente general del gremio que representa a las empresas pesqueras de menor tamaño del país, Alfredo Irarrázaval, reveló que la ley vigente es un traje a la medida para un selecto y privilegiado grupo de empresas que tienen concentrado al sector pesquero y depredadas las pesquerías.

“La Presidenta nos ofreció un país mejor y una esperanza de sobrevivencia, el programa era una preciosa oportunidad de construir un sector más justo y con menor desigualdad, pero el ministro y el subsecretario de pesca han decidido empujarnos al despeñadero”. puntualizó Irarrázaval.

Pymepes acusa que la gran industria de pesca goza de derechos entregados por la ley de pesca, la que, indican en el gremio, les garantizó de manera exclusiva, gratuita y para siempre los recursos del mar de Chile a los más grandes del sector, a todas luces una discriminación arbitraria que violenta la propia C(Art 19) que establece con claridad que en Chile no existen empresas y grupos privilegiados.

“Una realidad que evidentemente ha sido violentada por la actual ley de pesca y nadie quiere hacerse cargo, razón por la que evaluamos recurrir al Tribunal Constitucional”, sostuvo Irarrázaval.

Irarrázaval agrega que se sienten en un franco abandono y esperan una cambio de actitud de parte del gobierno. “Estas conductas destruyen la confianza que los gremios y la ciudadanía deposita en los gobiernos y eso es de suma gravedad, por un lado debilita la democracia y por otro alimenta el germen de la desigualdad”.

Asimismo, el gerente general de Pymepes, señaló que los senadores tienen la oportunidad de reconstruir la confianza que hoy se ve amenazada.

“Ellos deben garantizar beneficios a todo el país por sobre los intereses de los grandes empresarios. Tenemos que permitir a los niños de Chile una sana alimentación y eso lo lograremos cuando empresas que trabajan en el desarrollo de productos del mar para consumo humano tengan acceso formal y permanente a su materia prima, puedan competir en igualdad de condiciones con los privilegiados, pagando al resto de la población la renta que corresponde por explotar recursos naturales que pertenecen a todas y todos los chilenos”, señaló Irarrázaval.