Termino de la Votación del Binominal en la Cámara de Diputados

El parlamento chileno aprobó hoy la eliminación del sistema electoral binominal creado por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y lo sustituyó por uno proporcional y ahora sólo debe ser promulgado por el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet.

La iniciativa en su tercer trámite legislativo, en la Cámara de Diputados, fue previamente aprobada el pasado miércoles por el Senado, donde se hicieron algunas modificaciones al proyecto impulsado por el oficialismo.

Con esta ley, clave y emblemática dentro de los cambios políticos impulsados por la mandataria socialista, se puso fin al modelo diseñado durante la dictadura y que en la práctica favoreció a la derecha política, que al amparo del binominal, con un tercio de la votación controlaba la mitad del congreso.

Bajo el sistema binominal se elegían dos cargos parlamentarios por distrito o circunscripción y para obtener ambos, una lista debía obtener el 66,6 % de los votos.

Ello dio como resultado que los dos grandes bloques políticos del país, la Alianza de derecha y el actual pacto gobernante de centroizquierda, la Nueva Mayoría, llamada anteriormente Concertación, hayan dominado el Parlamento desde 1990, marginando prácticamente a los partidos más pequeños y a los candidatos independientes.

Tras la aprobación, la ministra de la secretaría general de la Presidencia, Ximena Rincón, dijo a los periodistas que “hoy estamos haciendo desde el año 57, la reforma más importante de nuestro sistema político. Es un día histórico”, apostilló.

Rincón añadió que los argumentos sobre los mayores costos que podría significar la iniviativa son “excusas que torpedean una reforma que el país reconoce como necesaria”.

Con el sistema proporcional aprobado hoy se favorece a las candidaturas que individualmente obtengan mayor número de votos en cada elección.

El nuevo sistema aumentará además de 120 a 155 el número de diputados y de 38 a 50 el de senadores, con el objetivo de mejorar la representación de los distritos y circunscripciones del país, los cuales también fueron rediseñados.

El debate en el Congreso partió con las intervenciones hasta por 10 minutos de las distintas bancadas de los partidos, cuya discusión se centró particularmente en la mayor representatividad que tendría el sistema o el aumento de parlamentarios.

El diputado del partido Unión Demócrata Independiente (UDI), Juan Antonio Coloma afirmó que “el redistritaje es un verdadero traje a la medida para la izquierda” y aseguró que “muchos de los diputados que están sentados hoy en el hemiciclo han sido electos bajo este sistema (binominal) y en este momento al menos yo no los vi alegar”.

El diputado señaló que los partidos de oposición hicieron una propuesta para cambiar el actual sistema electoral sin aumentar el número de legisladores, añadiendo que hoy “resulta vergonzoso el aumento de parlamentarios, tendremos que ponernos rojos para explicarle a la gente por qué tendremos que tener 47 parlamentarios más”.

En tanto, el diputado del Partido por la Democracia, Pepe Auth, dijo que “los expertos electorales dejaremos de predecir el resultados de las elecciones. El que gane las elecciones y el que tenga la mayoría en la votación va a tener mayoría en las Cámaras”, aseveró.

Por su parte, el diputado de Amplitud, Pedro Browne, afirmó que “hoy hemos aprobado un traje a la medida, pero un traje a la medida para la democracia. Estamos muy contentos por este paso histórico”.

Por otro lado, el diputado y jefe de bancada del partido Renovación Nacional, Nicolás Monckeberg, afirmó que “con el nuevo sistema electoral la ecuación es muy simple: se van a elegir más diputados con menos votos y le va a costar al país mucha plata. Perfectamente podríamos haber tenido un sistema más proporcional pero con menos diputados”, espetó.

La nueva ley también establece que la cantidad de candidatos hombres o mujeres no podrá superar el 60 % del total de las postulaciones de los distintos partidos políticos.

Adicionalmente se visó una norma que permite que en las elecciones de diputados y senadores, al interior de cada pacto electoral, los partidos políticos puedan asociarse con candidatos independientes.