PENTAGATE-CHOCLO-LAVIN

El Consejo de Defensa del Estado (CDE) se querellará en los próximos días en contra de los dueños de Penta, Carlos Alberto “choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín por el delito de soborno.

La acción se basa en que Penta pagó al entonces subsecretario de Minería, Pablo Wagner, cerca de 42 millones de pesos durante los dos años en que permaneció en el cargo en la administración Piñera.

De de esta manera, el CDE amplió el libelo que en noviembre de 2014 presentó en contra de Wagner por el delito de cohecho, al haber recibido la plata y usar las boletas de su cuñada Carolina de la Cerda para cobrarlas, para evitar que lo detectaran.

Hay que recordar que junto a este delito, Wagner está querellado por el Servicio de Impuestos Internos por delito tributario, toda vez que el próximo cuatro de marzo será formalizado por estos ilícitos como también por lavado de activos.

La figura cohecho-soborno tiene asidero en que mientras Wagner estaba en el gobierno, Délano ingresó al negocio minero en el proyecto Dominga.

En ese contexto, Wagner mantuvo contactos con representantes del conglomerado Andes Iron y -según la tesis de la fiscalía y el CDE, ejerció influencias con el fin de favorecer el negocio del “choclo”.

De hecho, tanto Délano como Lavín están denunciados por el SII y la querella se afina en las oficinas de Teatinos, la que debiera ingresar antes de la formalización. Esto último, porque sus esposas giraron boletas por trabajos no realizados, provocando un daño fiscal de 400 millones. Por esta razón, “los Carlos” pagaron más de mil millones en Tesorería, con el fin de constituir una aminorante de responsabilidad ante un eventual juicio.

No sé nada

En tanto, ayer declaró Lorena Espinoza la secretaria del UDI Joaquín Lavín en la fiscalía. La mujer prestó su testimonio en calidad de imputada.

Acompañada por sus abogados Cristóbal Bonacic y José Miguel Barahona -los mismos que representan al gremialista Pablo Zalaquett- le indicó al Ministerio Público que desconocía el origen del dinero que apareció en su cuenta ese mismo año. El interrogatorio a Espinoza se enmarca dentro de la arista relativa al aporte de Soquimich (SQM) a campañas políticas.

Sucede que Espinoza recibió un depósito por parte de Carolina de la Cerda, cuñada del ex subsecretario de Minería Pablo Wagner. Esta última giró una boleta a favor de SQM por 7,5 millones, los que dividió en una parte para Lavín, otra parte para Ernesto Silva Bafalluy, padre del presidente de la UDI Ernesto Silva y la última para la lobbista Cristina Bitar.

Por este hecho, de la Cerda está querellada por el tata fisco, bajo la figura de ilícitos impositivos.