banco penta a1

Según indica un documento del Servicio de Impuestos Internos, los gastos justificados por boletas falsas del Caso Penta llegan a un monto de $556.778.236 pesos, los que no consideran ni las multas ni los intereses, las que fueron emitidas para “disminuir la renta líquida de las empresas Penta” y dando “cuenta de prestaciones ficticias, disminuyendo su carga impositiva”.

Esta minuta, que se envió hace algunos días a la unidad de Alta Complejidad de la Fiscalía Metropolitana Oriente, detalla que estas irregularidades fueron cometidas por Empresas Penta S.A., Inversiones Penta III Ldta., Inmobiliaria Duero Ltda. (propiedad de Carlos Alberto Délano y su hijo) y otras tres sociedades más de Hugo Bravo: Inversiones Administración y Asesorías Challico S.A., Inversiones Santa Sarella Ldta. e Inversiones Perkita Ltda, según indica El Mercurio.

La Fiscalía concluyó que se “registraron, contabilizaron y declararon gastos falsos, los cuales se encontrarían respaldados con facturas no afectas o excentas de IVA y boletas de honorarios”.

Fiscalizadores y abogados de la Subdirección Jurídica del Servicio de Impuestos Internos aseguran que es posible decir que “estamos en presencia de la emisión de boletas de honorarios que no son representativas de prestaciones de servicios efectivos”.

Para llegar a esta conclusión también fue útil la declaración del contador Marcos Castro y de el ex asesor de Penta, Hugo Bravo, siendo la de este último muy valiosa en la investigación al explicar que el Banco Penta perdió mucho dinero entre los años 2006 y 2010, por lo que se traspasaron cerca de $5 mil millones a través de facturas excentas de IVA.

“Mediante este sistema, se daba una visión de que las pérdidas no eran tan grandes. De esta manera, disminuía la renta líquida imponible de las empresas Penta y las pérdidas del banco consolidado. Las facturas daban cuenta de servicios inexistentes, decían algo así como asesoría de inversión. Las facturas las daba la corredora de bolsa Banco Penta a Empresas Penta aproximadamente por unos mil millones de pesos”, sostuvo Bravo.

Del monto total de “gastos falsos”, $180 millones corresponderían a las empresas Penta, $104 millones a Inversiones Penta III, $193 millones a la Inmobiliaria Duero, $76 millones a Inversiones Administración y Asesorías Challico y $1 millón a Administración e Inversiones Santa Sarella.