detenidos desaparecidos A1

El juez Hernán Crisosto, condenó hoy a penas de prisión a 78 exagentes de la policía secreta de Augusto Pinochet por el secuestro calificado de Miguel Acuña, detenido desaparecido en 1974, una de las víctimas de la llamada “Operación Colombo”.

En el juicio por la desaparición de Acuña, el juez de la Corte de Apelaciones de Santiago dictaminó penas de 13, 10 y 4 años para los 78 exagentes de la temible Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), informaron fuentes judiciales.

Entre los condenados a 13 años de presidio mayor en su grado medio, está Manuel Contreras, César Manríquez Bravo, Pedro Espinoza, Marcelo Moren Brito, Miguel Krassnoff y Raúl Eduardo Iturriaga Neumann.

Contreras, exjefe de la Dina, acumula penas por 467 años de prisión, tras ser condenado en decenas de juicios por violaciones a los derechos humanos.

De hecho, el pasado 8 de enero, Contreras fue condenado en el marco de la misma operación a otros 13 años por la muerte y desaparición de Bernardo de Castro.

En tanto, Krasnoff y Moren Brito acumulan condenas por cerca de 300 años de cárcel.

Los demás involucrados como autores y cómplices de la desaparición de Acuña Castillo, que apareció en listas de víctimas tanto en Chile como en Argentina, tendrán penas de diez y cuatro años.

En la sentencia del juez especial de este caso de violación a los Derechos Humanos, se señala que mientras Miguel Acuña era militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) fue detenido por agentes de Pinochet (1973-1990).

Los miembros de la DINA lo secuestraron en una camioneta y lo trasladaron a “Londres 38”, un recinto clandestino de detención, tortura y desaparición.

“Durante la estadía de Miguel Acuña en el cuartel de Londres 38, permaneció sin contacto con el exterior, vendado y amarrado, siendo continuamente sometido a interrogatorios bajo tortura por agentes de la Dina que operaban en dicho cuartel con el propósito de obtener información relativa a los integrantes del MIR, para proceder a la detención de los miembros de esa organización”, señaló el dictamen del juez.

En julio de 1975, apareció un listado de 119 chilenos fallecidos en el extranjero, en supuestos enfrentamientos con fuerzas de seguridad o por rencillas entre ellos mismos.

Los 119 nombres, que incluyen a Miguel Acuña, corresponden a las víctimas de la Operación Colombo, un montaje de la dictadura para encubrir sus desapariciones, que contó con la colaboración de las dictaduras militares de Argentina y Brasil, donde se publicaron ediciones únicas de dos periódicos “Lea” y “O Novo Día” en los que se afirmaba que las víctimas murieron en luchas entre facciones internas del MIR.

La Operación Colombo es considerada el primer episodio de la “Operación Cóndor”, que fue una coordinación entre las dictaduras militares de los países del Cono Sur para eliminar opositores.

“Las publicaciones que dieron por muerto a Acuña Castillo tuvieron su origen en maniobras de desinformación efectuada por agentes de la DINA en el exterior”, explica el documento de la Corte de Apelaciones.

Durante la dictadura de Pinochet, según cifras oficiales, unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de las cuales 1.192 figuran aún como desaparecidas, y más de 33.000 como secuestrados, torturados y encarcelados por causas políticas.