gomez A1 microfonos

El ministro de Justicia, José Antonio Gómez, se refirió a publicación que ayer dio cuenta de que es dueño del 50% de la inmobiliaria que vendió las casas del condominio donde viven tanto Michelle Bachelet como su hijo, Sebastián Dávalos, información que en el marco de la polémica por el denominado “nueragate”, -que a él le ha tocado enfrentar como vocero subrogante del gobierno-, fue difundida como “el negocio inmobiliario” que lo vincula con el hijo de la Presidenta.

Consultado sobre el punto, el militante radical aseguró que lo anterior “ya se aleja mucho” de lo que cree relevante, y que dado estima es necesario “centrar el debate en lo que corresponde”, aseguró que no va a “entrar en ese proceso y en ese juego”, porque “esto entra en un campo que de verdad ya no tiene nada que ver”.

Con todo, Gómez dijo que la venta de los 9 inmuebles ubicados en La Reina, -que en el caso de Bachelet se desarrolló el año 2007 y su casa costó $137 millones, según informó Ciper-, se hizo “a través de un sistema totalmente normal y transparente, y mi declaración de intereses y patrimonio ha estado siempre publicada”.

En esa linea, el vocero planteó que si bien el tema no tendría “nada que ver con lo que está en discusión”, lo único “que saco por conclusión con todo esto” es que no volverá a hacer negocios de ese tipo: “‘Pastelero a tus pasteles’, no meterme nunca más en algo que está fuera de mi conocimiento”, expresó. Además, destacó que el proyecto inmobiliario lo desarrolló “cuando estaba fuera de la actividad pública”.

La publicación aludida relató que Gómez compró junto a otras personas un terreno en poco más de $290 millones, durante 1997. Tras una serie de compraventas, finalmente quedó en manos de él y del músico y arquitecto Luis Le-Bert, con quien creó una sociedad para desarrollar un condominio en el lugar, donde actualmente viven la Presidenta y su hijo.