gómez A1

Desde su rol como vocero subrogante del gobierno, el ministro de Justicia, José Antonio Gómez, reconoce que han sido “días difíciles” en La Moneda por la polémica del crédito gestionado por el hijo de Bachelet, Sebastián Dávalos. Sin embargo, insistió en que en su caso no se han cometido irregularidades, y expresó que tampoco correspondería un juicio ético.

Si bien dijo que “es complejo opinar” sobre el hecho de que se reuniera personalmente con el dueño del Banco Chile, Andrónico Lúksic, destacó que la gestión “comenzó hace años, en la administración del Gobierno de Piñera”, y que en todo caso “es complejo opinar porque es algo que no conozco y que fue antes de que Dávalos asumiera su cargo”.

“Nada de lo que hemos visto corresponde a una actuación irregular: éticamente uno no puede criticar haber hecho una petición de crédito a un banco que analizó que las garantías eran suficientes”, dijo en entrevista con La Segunda, planteando que es solo el hijo de la Presidenta quien puede explicar esa situación.

En relación a las peticiones de renuncian que incluso ya se escuchan desde la Nueva Mayoría, Gómez dijo que “es difícil. Hay cosas humanas muy importantes. Cuando estás convencido de que no has hecho algo malo, renunciar sería reconocer que es malo. La decisión es difícil y tampoco podría opinar”.

Asimismo, aseguró que la crisis no significaría un daño a la imagen de Bachelet: “Uno no puede minimizar estas situaciones, pero la Presidenta es de una transparencia total y capacidad de demostrar desde su mirada cómo es. El país entiende que ella se ha dedicado a gobernar y hacer las cosas bien. Entonces, sin perjuicio de lo difícil que han sido estos días, no creo que afecte a la Presidenta”.

Sobre cómo abordaron el tema comunicacionalmente, Gómez destacó que “teníamos que cerrar los flancos: que esto no era un delito, que no habían platas públicas, que era una relación entre privados, que no había intervención de funcionarios públicos que favorecieran un cambio en el uso de suelo, transparencia con la declaración de intereses, y por ultimo, la versión de la Superintendencia de Bancos confirmando que estaba en orden el crédito”.