sergio bustos YT

“Estoy tranquilo porque es dinero que me deben”, dijo Sergio Bustos, el hombre que provocó el destape del Nueragate con la demanda que le metió a la pyme de la nuera de Bachelet, y que ayer se tiró un misilazo al asegurar que habían tratado de coimearlo, de pagar por su silencio.

Bustos llegó esta mañana hasta los tribunales laborales sin hacer mayores declaraciones para el inicio del juicio laboral que lo enfrenta con Caval, por supuestos 14 meses de sueldos impagos, según alega.

Ayer, Bustos aseguró en conversación con radio ADN que le habían ofrecido 160 millones por su silencio, una vez que el caso salió a la luz pública con el artículo que publicó la revista Qué Pasa el jueves 5 de febrero.

El denunciante, a estas alturas una suerte de Hugo Bravo chico, hizo circular un comunicado donde detallaba toda la fallida negociación con Caval.

En dicho documento Bustos aseguró tener pruebas de que sus dichos estaban respaldados.

Tal como publicó Qué Pasa, Bustos se arroga haber sido la persona que gestionó la reunión en que Sebastián Dávalos Bachelet y su mujer Natalia Compagnon se reunieron personalmente con el dueño del Banco de Chile, Andrónico Luksic, para conseguir los 6.500 millones que posteriormente usó la nuera de Bachelet para comprar 44 hectáreas en Machalí, negocio que le reportó una ganancia de 2.500 millones, pese a que el hijo de la Mandataria aseguró lo contrario.

En medio de este juicio laboral, el caso Caval también tiene abierto un flanco judicial luego de que RN presentara una denuncia ante la Fiscalía Nacional, lo que derivó en la designación del fiscal regional de O’Higgins, Luis Toledo, para que indague eventuales ilícitos tras el negocio, como presunto uso de información privilegiada y tráfico de influencia.

Este lunes, al llegar de sus vacaciones, la Presidenta Michelle Bachelet abordó el hecho, revelando que habían sido días dolorosos, como madre y como Jefa de Estado. Ese día, la Mandataria además aseguró que sólo se enteró del caso por la prensa. Sus palabras fueron en parte rechazas por la derecha, desde donde acusaron falta de explicaciones y mea culpa.

Además ayer llegó la crítica más dura desde el interior del bloque oficialista luego de que el presidente de la DC, Ignacio Walker, fustigara con dureza el manejo que hizo el gobierno del tema, asegurando que esa semana “la Moneda no funcionó”.