ALINCO

“Estos señores de Penta, los que están involucrados ahora y los otros que van a salir después a través del Caso Soquimich, los mandan a Capitán Yaber y estos gallos deberían estar en la Peni”.

Esa es la opinión a la distancia, lejos de la actividad política, del ex diputado René Alinco sobre los formalizados en el caso Penta que se encuentran en prisión preventiva.

En diálogo con Radio Bío-Bío, el hombre que volvió a trabajar en la construcción dice que “se les da este privilegio porque tienen conducta irreprochable o intachable y resulta que, en el Caso Penta, sabemos que evadieron impuestos”.

Alinco sostiene que estar lejos del Congreso lo “vuelve a uno en la realidad plena (…) A veces se vive en una burbuja en ese búnker que es el parlamento chileno”.

A su juicio, se está viviendo una crisis “de falta de honestidad brutal y eso es preocupante porque puede llegar el momento en que esto se ve a transformar en un caos”.

“Esto no va a llegar nada”

“Se lo doy firmao’, no va a llegar a nada” porque “da la impresión que la clase política, con el poder que tiene, da la impresión que quieren parar la cosa porque se está desordenando el naipe”, acotó Alinco, desestimando que los casos de han remecido a la opinión finalmente determinan culpabilidad de algunos parlamentarios.

El ex diputado también se dio tiempo para hablar de Sebastián Dávalos y el caso Caval, ante lo que no se guardó nada y prendió el ventilador.

“Dávalos es un guatón chanta” y que “nadie dice nada”. “¿Han escuchado a alguien de la Nueva Mayoría exigiendo transparencia, exigiendo que Dávalos devuelva la plata? No poh”, espetó.