COPIAPÓ: Aluvión provoca considerables daños

Agentes de la Agencia Estadounidense Antidroga de Estados Unidos (DEA) participaron durante varios años en “fiestas sexuales” con prostitutas contratadas con el dinero de los cárteles de la droga en edificios gubernamentales, según un informe del Departamento de Justicia publicado hoy.

El informe, de 139 páginas y elaborado por el órgano de control del Departamento de Justicia, recoge “múltiples acusaciones” que involucran a varios agentes de la DEA en “fiestas sexuales” con prostitutas mientras trabajaba en oficinas en el extranjero, particularmente Colombia.

Esta investigación se llevó a cabo en respuesta al escándalo con prostitutas en Cartagena de Indias que protagonizaron agentes del Servicio Secreto, justo antes de que el presidente, Barack Obama, llegara a esta ciudad colombiana para participar en la Cumbre de las Américas que se celebró del 9 al 15 de abril de 2012.

En esa oportunidad los agentes estadounidenses contrataron a trabajadoras sexuales a las que llevaron al Hotel Caribe, donde finalmente todo terminó en un escándalo después que uno de los agentes se negó a pagarle a una mujer llamada Dania Londoño Suárez (en la foto) la cifra acordada previamente.

Según el informe, los agentes, que contrataron los servicios de las prostitutas durante varios años, supuestamente sabían que estaban siendo pagadas con fondos de los carteles de la droga.

El informe destaca el caso de un agente, que celebraba “ruidosas” fiestas en la pieza que le pagaba para su misión en el extranjero el Gobierno federal, y que recibió cuatro cartas de queja del propietario de su edificio entre agosto de 2005 y diciembre de 2008.

De acuerdo con las investigaciones del Departamento de Justicia, la “mayoría” de las veces los agentes y las prostitutas se daban cita en edificios gubernamentales, donde los agentes guardaban sus computadoras portátiles, teléfonos móviles y otros equipos del Gobierno.

Más allá de la actitud de los agentes, el Departamento de Justicia alerta de que estas actitudes pusieron “en riesgo” las actividades de la Agencia Antidroga, pues los agentes se sometían al riesgo de “extorsión, chantaje o coacción” al celebrar las fiestas en el lugar de trabajo.

El informe que evalúa la conducta de otros agentes, como los del Buró Federal de Investigaciones (FBI), recoge 26 denuncias sobre “solicitud de prostitutas” en el extranjero y destaca que 19 de estos delitos presuntamente los cometieron agentes de la DEA.