aborto A1

Se trata de una campaña de la Corporación Miles, que desde hace varios años ha promovido el debate en torno a la reposición del aborto terapéutico como parte de sus objetivos en la promoción de los derechos sexuales y reproductivos.

En medio de la discusión por la despenalización del aborto en tres causales, esta iniciativa busca crear consciencia sobre la desesperación y angustia que puede llegar a sentir una mujer que necesita interrumpir su embarazo por razones terapéuticas.

Como explicó Miles, hoy en día que aunque se trate de un embarazo inviable, con riesgos graves para la salud o forzado por una violación, “las chilenas están obligadas desde 1989 a llevar a término una gestación bajo cualquier circunstancia o consecuencia”. La única salida por ahora,
afirman los creadores de la campaña, “es hacerlo a la chilena porque en nuestro país el único aborto legal es el que parece un accidente”.

“Ponte las manos en la cara, y cuando llegues al final de las escaleras, grita muy fuerte para que vengan por ti (…) no tengas miedo, todo pasará pronto”. Con estas estremecedoras palabras Andrea García-Huidobro intenta tranquilizar a la audiencia femenina que verá uno de los “tutoriales de aborto accidental” colgados en Youtube como parte de la Campaña “Apoya la Ley, termina con la discusión”.

La provocadora iniciativa coincide con el inicio de la participación de la sociedad civil en el debate del proyecto de Ley que pretende reponer el aborto terapéutico en Chile y que este martes 07 de abril, recibió a la Universidad Católica, a la Universidad de Chile y al Colegio Médico en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados para abrir las rondas de ponencias.

“Nosotros como Corporación Miles pronto estaremos ahí exponiendo la voluntad de ese 71% de chilenos y chilenas que apoya este proyecto de ley. Seremos la voz de miles de hombres y mujeres que entienden que un aborto terapéutico es un asunto de salud física y mental como lo fue durante casi 60 años hasta 1989”, señaló Claudia Dides, directora de la Ong Miles que ha encabezado el movimiento por la reposición de la interrupción terapéutica del embarazo en Chile.

La socióloga experta en temas de género, sabe que la campaña no será indiferente porque pone de manifiesto una realidad hoy silenciada en el país pero muy clara en las cifras oficiales: “cuando ves que hay más de 30 mil egresos hospitalarios por distintos tipos de abortos, te das cuenta que hay una necesidad concreta que hoy tiene a los doctores y a sus pacientes de manos atadas legalmente pero que ocupan todo tipo de artimañas para poder acceder a la atención médica en estos casos extremos luego de mucho sufrimiento innecesario. Son mujeres que ingresan a los servicios de salud con abortos incompletos, retenidos, con embarazos riesgosos en etapa final, entre muchos otros casos.”

Para Dides, la cifra oficial no es una muestra de que en Chile ya se hagan interrupciones de embarazo por salud y se deba entonces descartar la necesidad de una normativa, sino justamente todo lo contrario: es la evidencia más concreta de que las mujeres son llevadas al límite para poder acceder a la atención médica sin ser criminalizadas.

“Estos números nos muestran miles de mujeres que deben sufrir lo indecible cada año, o
que son forzadas a extremos en su salud física y emocional para entonces lograr la atención de un médico sin ser tratadas como delincuentes” agrega la especialista.

La directora de Miles, recalca que justamente este es el centro de la campaña: mostrar la violencia de un Estado y un país que abandona a su suerte y criminaliza a las mujeres que no quieren o no son capaces de continuar con un embarazo inviable, forzado por violación o que daña su salud, necesitando apoyo médico oportuno y no la tortura que atraviesan hoy.

“Sabemos que es una campaña fuerte, pero está absolutamente en sintonía con la realidad de Chile, porque las mujeres son capaces de hacer cualquier cosa en medio de la soledad y la angustia a la que pueden llegar en estos casos y sin ningún tipo de ayuda. Por eso la idea del tutorial, del accidente, de la privacidad… Antes las parteras se pasaban los datos de cómo hacerlo, hoy existen las redes sociales. Hay varios videos, se van a sorprender. La agencia que nos regaló esta campaña, logró entender el drama de las chilenas”, adelanta Dides.

Chile es uno de los seis países del mundo donde el aborto está penalizado en todas sus formas junto a Malta, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana (además del Vaticano).