Bárbara Figueroa A1

Con un discurso ante cerca de 80 mil personas en la Alameda, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, conmemoró este mediodía el Día de los Trabajadores.

La líder de la multisindical señaló que serán “los más leales con las reformas comprometidas, pero seremos los que haremos más presión. Es claro que no estamos discutiendo el mismo proyecto de ley de reforma laboral que entró en diciembre”. Según la dirigente, con la reforma que impulsa el Gobierno se puede destacar el fin del reemplazo de huelga y la definición de un piso para la negociación colectiva, señala La Tercera.

“La Nueva Mayoría cuenta con los votos para aprobar este proyecto, y cuando se trata de no se debe tener temor de ejercer las mayorías que la ciudadanía les ha entregado. Espero que no existan dudas y matices en la Nueva Mayoría para aprobar y profundizar más aún este proyecto”, dijo.

“Sabemos de las presiones que están ejerciendo los grupos de poder para detener los avances, y serán representadas por quienes dentro del parlamento defienden sus intereses de clase”, señaló, agregando un emplazamiento a los grandes empresarios a “dejar de lado los intereses mezquinos”.

Figueroa tuvo además palabras para los trabajadores en casos de catástrofes naturales. “Sabemos que la reconstrucción es la primera prioridad, pero tenemos preocupación por el empleo. Establecer indemnización para el caso que se desvincule a un trabajador por causal de catástrofe, e incluir en enfermedades profesionales las ocurridas directa o indirectamente por esta catástrofe, más fiscalización en las relaciones firmales en el ámbito laboral. Es necesario establecer un sistema de protección al trabajo en periodos de catástrofe, es fuente no solo de ingreso sino de dignidad humana, el empleo”, señaló.

Por último, la también dirigente del Colegio de Profesores hizo un llamado para “legislar para que se faculte al Presidente de la República a convocar a un plebiscito para definir el mecanismo en que se realizará la nueva carta fundamental. No debemos temer al pronunciamiento de la sociedad, menos cuando se trata de definir la nueva Constitución para Chile”.

Según Figueroa, “no solo se trata de reformas laborales para los trabajadores, sino que sobre un debate de una nueva constitución para un mejor Chile. Hay grandes desafíos, nos ponernos al servicio de ellos, y por cierto que esta jornada está muy marcada por lo que hemos ido logrando en materia laboral, pero los trabajadores sabemos que no es suficiente con eso”.

De esta forma, la presidenta de la CUT anunció la convocatoria para una movilización durante la primera quincena de julio para demandar una nueva carta fundamental vía plebiscito y una “nueva relación con el mundo laboral”.