Elecciones 30

Si la salida a la crisis de credibilidad y confianza la resolverán los tribunales o la política es lo que queda por verse mientras día a día siguen apareciendo nuevas revelaciones sobre boletas o facturas a cambio de platas que pudieran haber sido ser negras.

Lo concreto es que las opiniones son de los más variado y a nadie se le puede negar el derecho a emitirlas, verbalmente o por medio de las habituales columnas que reproducen los medios de prensa.

El ingeniero Gonzalo de la Carrera Correa escribió para el diario el Pulso respecto de este tema y el título de su artículo es “¡Ganaron con trampa!”

En ésta, parte diciendo que  “alguien dijo que el tiempo es como un maestro tramposo, nos educa lento cuando somos pequeños, pero muy rápido cuando somos adultos”.

Después de esta especie de aforismo, De la Carrera se lanza para sostener que “este año hemos escuchado reiteradamente que algunos parlamentarios tienen que renunciar y que no deberían ejercer sus cargos porque habrían ganado “con trampa”. Esto puede entenderse como un llamado a igualar la cancha, ya que algunos usando su influencia habrían recaudado recursos para sus campañas mucho antes del período legal de 30 días, y en montos muy superiores a los permitidos. Otros habrían emitido boletas por asesorías o servicios inexistentes. Y no solo eso, sino que algunos de los implicados cambian y contradicen sus versiones de los hechos constantemente”.

A su juicio “así, como en una novela, se mezclan verdades, medias verdades y ficciones que hacen que el lector caiga en la trampa. Lo novedoso de este thriller chilensis es que se trata de cómo un país exitoso cae en el desgobierno. Y lo llamativo es que sus lectores (los ciudadanos) son los que van sufriendo las consecuencias a medida que la verdad, página a página, les va siendo revelada”

 

Agrega que “hoy está en riesgo no solo el Estado de Derecho, sino que también la democracia, pues su fortaleza requiere de la confianza de los ciudadanos, que ella podría perder si se comprueba que realizó para sí todos los actos que está pretendiendo remediar”.

 

“Somos testigos de cómo desde el Gobierno se ha presionado a instituciones para que la justicia no opere de la misma forma cuando se trata de personas allegadas al oficialismo. El Servicio de Impuestos Internos, según confesiones tanto de su ex director Michel Jorratt como del recién destituido subdirector jurídico, Cristián Vargas, sufrió presiones que aún no se han aclarado”, puntualiza De la Carrera.

“Es así como vemos que efectivamente algunos “ganaron con trampa”. Algunos pocos lo reconocieron, otros siguen negándolo, mientras tanto la Presidenta argumenta: “Yo no supe nada”, “yo no vi nada”, girando a cuenta de la paciencia de los ciudadanos”.

En este punto, el columnista ofrece lo que a su juicio sería la salida a la crisis.

“Si las sanciones de pérdida de cargo prometidas por la Presidenta se cumplieran, es coherente proponer que todos pongan sus cargos a disposición y que se llame a elecciones parlamentarias y presidenciales anticipadas. Esto permitiría no solo recuperar la confianza de la ciudadanía y establecer justicia, sino que además sentar las bases para que un nuevo Congreso tenga legitimidad para plantear una nueva Constitución”.

Al final de la columna, Pulso consigna que De la Carrera es es ingeniero comercial de la Universidad Católica (@carreragonzalo).