Rodrigo Tupper A1

El ex vicario Moderador de la Curia, Rodrigo Tupper Altamirano, anunció su renuncia al sacerdocio a través de una declaración pública de la Iglesia de Santiago. En diciembre pasado, el presbítero anunció que dejaría su cargo como Moderador de la Curia el 31 de enero de este año y fue removido de la Iglesia de la Inmaculada Concepción, donde oficiaba como capellán.

“Después de un largo periodo de discernimiento personal y habiéndolo conversado con la autoridad eclesiástica pertinente, he tomado la decisión de dejar el ejercicio del ministerio pastoral e iniciar el proceso de solicitud de la dispensa del celibato”, indicó en la declaración, revelada hoy por el Arzobispado.

El cura, recordado exvicario de la Esperanza Joven durante los años 90, señaló que “no exenta de dolor, la he tomado bajo la convicción de estar respondiendo a mi consciencia de forma libre y responsable y por razones estrictamente vocacionales”.

“En este sentido, siento una gran paz interior y auténtica alegría de haber dado lo mejor de mí por la Iglesia de Santiago”, agregó.

En la declaración pública, enviada a los miembros de la Iglesia de Católica de Santiago, Tupper agradeció “todo lo que he recibido de la Iglesia, de sus pastores, religiosos y religiosas, laicos comprometidos y de tantas personas que pude conocer en los más de 25 años de mi vida sacerdotal”.

Sus últimos meses

Los últimos meses de Tupper en la iglesia no estuvieron exentos de polémica. En diciembre pasado, cuando dejó el cargo de Moderador de la Curia y la representación en la Fundación de Cementerios Católicos, el cura anunció que quería hacerse cargo de una parroquia, según indicó entonces El Mercurio.

“Este es el resultado de una conversación larga que tuve con el arzobispo (de Santiago, Ricardo Ezzati). Él me nombró (moderador de la curia) por tres años en este encargo, que después se prorrogó. Hace tiempo que venía conversando con él, porque voy a cumplir 25 años de sacerdocio (fue ordenado por monseñor Oviedo el 5 de mayo de 1990) y llevo casi 22 años en tareas arquidiocesanas. Hace unos cinco meses que comencé a conversar con él, pidiéndole que me hiciera un regalo: sentía la necesidad de tener una experiencia parroquial que nunca en mi vida he tenido”.

Esa decisión fue anunciada tan sólo tres días después de la publicación de este medio, en que se involucraba a Tupper en una batalla judicial junto a CorpVida en contra de los controladores del Cementerio Católico de Santiago.

Junto a eso, en marzo recién pasado, Julián López, defensor de los controladores del grupo Penta, Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, leyó un “certificado” de enero de 2015 firmado por el sacerdote, según informó la Revista Capital.

La idea era resaltar la labor social de Délano, destacando el aporte a obras como el Santuario Inmaculada Concepción y a otras obras de la Iglesia.