3 de marzo de 2012/ SANTIAGO Esta manana la Primera dama,Cecilia Morel visito en el hospital San Jose a la madre de los quintillizos,para ver su estado de salud y entregarle una donacion. estuvo acompanada del ministro de Desarrollo social Joaquin Lavin y el ministro de salud Jaime Manalich FOTO:FRANCISCO SAAVEDRA/AGENCIAUNO 3 de marzo de 2012/ SANTIAGO

El fallo indica que “el diagnóstico recibido por el demandante en el Servicio de Urgencia del Hospital San José, calificado de leve, con control en el consultorio, fue absolutamente alejado de aquel emitido por la Clínica Dávila al día siguiente, en que su estado era grave, quedando hospitalizado, detectándosele un shock séptico con la realización de una resonancia nuclear magnética y exámenes de laboratorio”, según consignó Emol.

Según el documento, el recinto hospitalario “no sólo permitió el egreso de un paciente que presentaba los síntomas agravados en relación con su ingreso -estado febril-, sino que además con un diagnóstico que se alejaba completamente de la realidad -síndrome facetario lumbar-“.

“Dicho diagnóstico pudo acercarse a la verdadera dolencia, no sólo con una resonancia nuclear, sino a través de las gestiones mínimas en orden a intentar detectar la real causa del dolor, la que debió asociarse necesariamente con la inflamación que presentaba uno de los dedos del paciente”, aseguró.

El dictamen explica que el argumento del hospital sobre la disminución de dolor del paciente “carecía de relevancia si se considera que se le habían suministrado analgésicos, cuyo efecto propio es la reducción del dolor en el afectado”.

Añadió también que “en dichas condiciones, es decir, disponer el egreso de un paciente con estado febril y sólo con analgésicos, resulta, a lo menos, equivocado, aun cuando se le haya indicado el regreso en el evento de agudizarse la sintomatología, la que en su momento se había exacerbado y motivado la concurrencia del afectado al centro de salud demandado en procura de la atención necesaria”-

“Dicha equivocación no admite excusas, ni ha sido desvirtuada por el demandado, quien se ha limitado a aseverar que carecía de la infraestructura precisa al efecto, cuestión que resulta de mínima importancia y no sustenta la disposición de egreso de un enfermo en las condiciones ya anotadas, el que, por lo demás, pudo ser ingresado para un mayor y mejor análisis de sus síntomas”, indicó.